9. Efectos de las Aguas Minerales Sulfuradas.

El azufre, en sus diferentes formas iónicas, constituye uno de los más destacados factores mineralizantes de las aguas mineromedicinales. En las aguas azufradas se presenta en las formas: - oxidadas: sulfatos (dan origen a las aguas sulfatadas). Reducida: hidrógenos sulfurados (dan origen a las aguas sulfuradas). Las aguas sulfuradas o sulfúreas son aquellas aguas mineromedicinales que contienen azufre titulable en sus formas reducidas en más de 1 mg/ l, en continua transformación y combinación dada su inestabilidad, predominando unas u otras en relación con el pH.

Muy excepcionalmente el pH sobrepasa los 10, por lo que son raras las aguas sulfurosas, término que genéricamente por error utilizamos para nombrarlas.

El hidrógeno sulfurado es el principal responsable de la actividad de estas aguas, conjuntamente con otros muchos componentes de las mismas. Su principal forma de absorción es a través de la piel y de las mucosas de los aparatos respiratorios y digestivos para llegar al torrente circulatorio y distribuirse por todos los órganos de la economía, tomando parte de los procesos de oxidación y reducción, que definen sus actividades principales.

Es eliminado generalmente en forma de productos de oxidación por las vías biliares, urinarias, e intestinales, y en cantidades menores por el aire expirado en forma de gas sulfhídrico y a través de la piel. Aún en pequeñas cantidades siempre hay ácido sulfhídrico al que suelen acompañar otros aniones como el Cl . - , SO 4 - , S 2 O 3 - y Sio 3 , y cationes como el CA y el NA, clasifican en sódicas, cálcicas y cloruradas.

Otra peculiaridad de este tipo de aguas es su posible actividad radiactiva, la presencia de materia orgánica soluble y organizada, como diversas clases de algas y bacterias saprofíticas (sulfobacterias), también se alteran fácilmente con el contacto del aire, al precipitar los compuestos sulfurados, por lo que deben ser utilizadas al pie del manantial o en un lugar próximo, o cumplir con el requerimiento para su traslado.

Desde el punto de vista de las propiedades físicas generales de las aguas sulfuradas se distinguen por su olor característico a huevo podrido (atendiendo al contenido de ácido sulfhídrico y su contacto con el aire), el sabor depende del resto de los elementos mineralizantes, la untuosidad esta en relación con la presencia de sulfurarías, en grandes volúmenes toman un color amarillo-verdoso o azulado, de acuerdo con el grado de oxidación del azufre. La temperatura varía grandemente de un tipo a otro de aguas sulfuradas y la radiactividad es más frecuente en las sódicas que en las demás.

Las aguas sulfuradas cálcicas (como las del tipo de la Paila) suelen ser de mayor mineralización (sus componentes excepto el calcio son casi los mismos que las sódicas). Son mezo e hipotermales ( superficiales y frías). Tienen menor riqueza radiactiva que las sódicas. Su origen se relaciona con los depósitos secundarios, mineralizándose por disolución primero y reducción después al ir atravesando los elementos que recubren los terrenos secundarios.

El radical sulfhídrico tiene una actividad específica estimulante de la regeneración epitelial. El azufre actúa por tanto sobre la piel como reductor por la sustracción del oxígeno. Estas acción se ejercita por medio de, los vasos sanguíneos por lo cual se produce un disminución del edema y del prurito que resulta de la vasoconstricción producida por las aplicaciones.

 

9.1 Las Principales Acciones Terapéuticas son:

Las aguas minero medicinales sulfuradas tienen acción estimulantes, mejora la permeabilidad vascular, mejoran el trofismo tisular, son antianafilácticas y antitóxicas. Tienen actividad antibacteriana, (bactericidas y bacteriostáticas), ligeramente antiácidas y antipeptídicas.

Estimulan el peristaltismo intestinal, tiene efecto colerético, disminuyen ligeramente la tensión arterial por su acción vasodilatadora periférica, expectorante, tonificante de la musculatura lisa del árbol respiratorio y producen sedación de la hiperestesia.

Disminuyen las reacciones hiperergícas, son antinflamatorias, liberadoras de corticosteroides y estimulan la producción de insulina provocando hipoglicemia y con aumento de las reservas glucogénicas, hepáticas y musculares y aumentan los grupos sulfhídricos de los genitales, son reconstituyentes y activadoras importantes de los procesos vitales. Por todo ello las aguas minerales sulfuradas se indican para el tratamiento y profilaxis de las enfermedades siguientes.

 

•  Artrosis, artritis, artrosis deformativa, artritis reumatoidea, poliartritis , entre otras.

•  Enfermedades de la piel: ante cualquier tipo de dermatosis, dermatitis alérgica, acné, eczemas, psoriasis.

•  Enfermedades neurológicas: neuritis, neuralgias, radiculitis, secuelas de accidentes vasculares encefálicos.

•  Enfermedades cardiovasculares: hipertensión, convalecencia de infartos cardiacos.

•  Intoxicación crónica por metales pesados como: plomo y mercurio, bismuto.

•  Enfermedades de las vías respiratorias superiores, rinitis, bronquitis, asma bronquial.

•  Procesos de irritación crónica como: gingivitis, gastritis crónica, enterocolitis, entre otras.

•  Enfermedades ginecológicas como: anexitis crónica y aguda, endometritis, esterilidad primaria y secundaria.

 

9.2 Principales Contraindicaciones.

Son contraindicaciones de estas aguas las mismas que para las aguas minero

medicinales en general, se debe tener especial precaución, en los brotes

agudos de las afecciones crónicas a tratar en los estados de irritabilidad

anormal y en los estados psicóticos.