Anexo 1. Ejemplos de resúmenes indicativos.   ...Atrás

Ejemplo #1.

La emergencia de un nuevo patógeno, Cyclospora cayetanensis , como causa de enfermedad clínica en hospederos inmunodeprimidos, se asocia con diarrea prolongada, severa y con un alto porcentaje de recurrencia. En este trabajo se reportaron 2 casos cubanos de cyclosporiosis asociada con la infección por virus de inmunodeficiencia humana, en los cuales se detectaron ooquistes no esporulados de Cyclospora cayetanensis en heces por la técnica Ziehl Neelsen modificada. Las manifestaciones clínicas más significativas fueron la diarrea crónica y la pérdida de peso corporal, con niveles de CD4 inferiores a 200 células por mm 3. La ocurrencia de síntomas digestivos severos en pacientes con Cyclospora cayetanensis e importante compromiso inmunológico soportó el concepto de que éste puede actuar como un nuevo patógeno oportunista en pacientes infectados por el virus de inmunodeficiencia humana.

Ejemplo #2.

Se realizó un estudio abierto, longitudinal y prospectivo en 30 pacientes con el diagnóstico clínico de Herpes Zóster que acudieron a consulta de Dermatología del Hospital Militar “Dr. Mario Muñoz Monroy”, donde se evaluó la eficacia de la acupuntura con agujas dérmicas logrando la sangría en dicha lesión. Se tuvo en cuenta la modificación del dolor y signos clínicos, determinándose que al 7mo. día de tratamiento el 96.6 % de los pacientes no presentaban dolor y los signos clínicos mejoraron en el 70 % de los pacientes a las 48 horas y curados el 100 % al 7mo. día.

Ejemplo #3.

Yemen es un país con grandes diferencias regionales en su estructura social, económica y de alfabetización, lo cual se demuestra en los índices de mortalidad materna, mortalidad infantil y morbilidad de los niños menores de 5 años y las existentes necesidades para el cuidado de salud de su población. Teniendo en cuenta esta situación se valora cómo influyen en el estado de salud bucal de la embarazada algunos riesgos biosociales identificados en la bibliografía, para ello se realizó un estudio analítico transversal y fueron estudiadas todas las embarazadas encontradas en el Al Wahdah Teaching Hospital y en el policlínico de atención prenatal de Kormarzar, ambos situados en la ciudad de Adén, Yemen, durante un período de 8 meses. Las gestantes fueron clasificadas según nivel de riesgo (alto, moderado y bajo) y estos fueron relacionados con la presencia de caries dental y enfermedad periodontal.

Anexo 2. Ejemplos de resúmenes informativos.   ...Atrás

Ejemplo #1.

En Cuba las enfermedades cerebrovasculares constituyen la tercera causa de muerte y años de vida potencialmente perdidos, La Habana está entre las provincias de mayor prevalencia y en el Hospital General Docente "Iván Portuondo" del municipio de San Antonio de los Baños, son causa frecuente de ingreso. Se realizó un estudio descriptivo prospectivo, en una muestra de 98 pacientes, para investigar el comportamiento de las enfermedades cerebrovasculares en pacientes ingresados en salas de medicina interna en el período comprendido entre enero del 2008 hasta marzo del 2009. Esbozando: sexo y raza, territorio vascular más afectado clínicamente, se identificó la incidencia del deterioro cognitivo en relación con eventos cerebrovasculares previos. Estableciendo sensibilidad de tomografía axial computarizada, según evolución temporal del ictus. Predominaron los hombres (proporción 2/1) negros y mestizos sin asociación estadística entre variables por test de V de Cramér. Los síntomas de territorio carotídeo se presentaron en el 72% de los casos destacándose defecto motor y sensitivo contralateral; el 36.7% presentó deterioro cognitivo y 24 de ellos tuvo 2 y más eventos cerebrovasculares previos. La tomografía axial computarizada mostró sensibilidad de 0.66 que fue aumentando con los días. Es más frecuente la enfermedad cerebrovascular en negros, con síntomas de territorio anterior y cierto grado de deterioro cognitivo (en relación con numero de eventos vasculares previos), siendo la tomografía axial computarizada sensible en el diagnóstico atendiendo al tiempo de evolución del ictus.

Ejemplo #2.

Se realizó un estudio observacional descriptivo, de corte transversal, que incluyó 1 055 sujetos de todos los municipios de Ciudad de La Habana y los municipios cabeceras del resto de las provincias del país, con el objetivo de caracterizar las prácticas de consumo de fármacos de la población adulta, e identificar a través de qué vías la población recibe información sobre los medicamentos, así como la opinión respecto a la calidad de esa información. Se encontró que más de la mitad de los encuestados consume medicamentos; el promedio de medicamentos por consumidor fue de 2,16; y los grupos farmacológicos más consumidos fueron: los antihipertensivos, los antiinflamatorios no esteroideos y los psicofármacos. El 7,3 % de los sujetos incluidos en el estudio consume medicamentos sin prescripción médica, el 78 % de la población encuestada refiere que se automedicaría para tratar una cefalea, el 65,2 % para tratar un estado gripal, en tanto que el 56 % recurriría a esta práctica ante la presencia de fiebre. Igualmente el 86,8 % refiere recibir información sobre medicamentos fundamentalmente por la televisión, el médico y el prospecto. Según el criterio de los pacientes, la información recibida puede ser calificada de buena en la gran mayoría de los casos. Se concluye que una alta proporción de los encuestados consume medicamentos, y la automedicación se ubica entre las conductas más frecuentes frente a la enfermedad, a pesar de recibir información, calificada de buena, sobre medicamentos.

Ejemplo #3

La producción de conocimientos científicos en salud se fundamenta esencialmente en la actividad de investigación. Sin embargo, su difusión puede ocurrir de diversas formas. La publicación de artículos en revistas científicas constituye la vía formal más inmediata y activa de comunicación entre los investigadores y es, desde hace décadas, la fuente principal de información científica actualizada. En este artículo se caracteriza la producción científica de los profesionales de la salud publicada en la Revista de Ciencias Médicas de La Habana, desde su fundación en el año 1987 hasta el 2008. Durante este período se publicaron 26 números con 307 artículos. Se observó un predominio de los artículos originales (52 %), seguido por las presentaciones de casos y los artículos de revisión. La mayor cantidad de artículos publicados fueron realizados en colectivo. El promedio de autores por artículo fue de 2,4. Las especialidades de Medicina, Pediatría, Atención Primaria de Salud y Estomatología fueron las más prolíferas. El Hospital General Docente "Aleida Fernández Chardiet" fue la institución más productiva, seguido de la Filial de Ciencias Médicas del Este de La Habana y el Hospital General Docente «Leopoldito Martínez». El municipio con mayor número de publicaciones fue Güines.

Anexo 3. Ejemplos de resúmenes estructurados.   ...Atrás

Ejemplo #1.

Introducción: Las enfermedades respiratorias son causa de morbilidad, discapacidad y mortalidad en toda la población, entre estas el Asma Bronquial ha aumentado su frecuencia de presentación en ancianos. Objetivo: Caracterizar clínicamente los pacientes de 60 años y más, dispensarizados por Asma Bronquial en el Policlínico Área Sur de Sancti Spíritus. Material y Método: Se realizó una investigación descriptiva transversal, del 1 de enero al 31 de mayo del 2007, se aplicó un cuestionario sobre síntomas respiratorios, validado por autores cubanos, entrevista individual a profundidad sobre la enfermedad actual y una observación durante el tratamiento por vía inhalada. Resultados: El 31,6 % estuvo entre 65 y 69 años; la edad promedio fue 68,2 + - 3,02 y de estos el 52,5% fueron mujeres. La tos fue el síntoma menos encontrado, la disnea apareció en reposo en el 75,7 %, fue de intensidad variable en el 68,7 % y apareció de noche en el 56,5 %, utilizaron Salbutamol indiscriminadamente 71 casos y presentaron dificultades en la técnica para el uso del spray el 59,1%. Conclusiones: Se presentaron síntomas propios de otras enfermedades cardiorrespiratorias que se diferencian del paciente asmático; el inadecuado manejo terapéutico evidenció desconocimiento y falta de adiestramiento del paciente para el autocontrol.

Ejemplo #2.

Antecedentes: El crecimiento fetal intrauterino retardado se ha vinculado con la hipotensión y otros factores de riesgo enfermedad cardiovascular en la vida adulta. Sin embargo, la influencia sobre el crecimiento fetal de la presión arterial materna durante el embarazo no está bien definida. En un estudio prospectivo, examinamos la relación entre la presión arterial ambulatoria materna durante el embarazo y los índices de crecimiento fetal. Métodos: Estudiamos 209 embarazadas nulíparas saludables, remitidas a u hospital general de distrito en el interior de la ciudad (86 % de las 244 mujeres consecutivamente remitidas que cumplían con los requisitos del estudio). Se obtuvieron registros de presión ambulatoria durante 24 horas a principios del embarazo (media, 18 semanas /IQR, 17-18/) a mediados del embarazo (28 semanas /28/), y a finales del mismo (36 semanas /36/). Ocho niños nacidos antes de las 32 semanas se excluyeron del análisis. Resultados:. Un incremento de 5 mmHg (1 DE) en la presión diastólica media en un período de 24 horas a las 28 semanas de gestación, se asoció con una disminución de 68 g (intervalo de confianza del 95 %, 3-132) en el peso al nacer. Un cambio similar en la presión diastólica a las 36 semanas de embarazo se asoció con una pérdida de 76 g (24-129) de peso al nacer. Estas asociaciones fueron independientes de los elementos potenciales que tienden a confundir (edad materna, estatura, peso, hábito de fumar, consumo de alcohol, origen étnico, síndromes de hipertensión durante el embarazo y parto pretérmino). La presión diastólica media materna durante 24 horas a la semana a las 28 semanas de gestación fue también inversamente asociada con el índice ponderal del niño al nacer en un análisis multivariado (p=0,06). La presión arterial materna ambulatoria más elevada a las 28 y a las 36 semanas predijo también una circunferencia cefálica inferior, aunque a estas asociaciones estuvieron en dependencia del peso al nacer. Las vinculaciones entre la presión sistólica ambulatoria y los índices de crecimiento fetal fueron débiles e inconsistentes, la presión ambulatoria a las 18 semanas no pronosticó crecimiento fetal. Conclusiones: Existe una asociación continua inversa entre el crecimiento fetal y la presión materna a través del rango visto en el embarazo normal. La presión materna puede ser un importante factor de confusión en las asociaciones reportadas entre el retardo del crecimiento fetal, la hipertensión en la vida adulta y la enfermedad cardiovascular.

Ejemplo #3

Introducción: El Diplomado en Promoción de salud satisface el vacío en la formación de pregrado de los profesionales encargados de desarrollar a distintos niveles esta estrategia. Se imparte a nivel nacional en Cuba desde noviembre de 2007, coordinado por la Cátedra de Promoción de Salud de la Escuela Nacional de Salud Pública.

Objetivo: Valorar los resultados de la primera edición del Diplomado en Promoción de salud (noviembre 2007 a junio 2009).

Métodos: Investigación evaluativa, de corte transversal, en las provincias: Pinar del Río, Ciudad de La Habana, Matanzas, Las Villas, Cienfuegos, Sancti Spíritus y Ciego de Ávila. Participaron 116 diplomantes y 69 profesores.

Resultados: El diseño del programa resultó de la detección de necesidades de aprendizaje con 25 expertos encuestados, respondieron 18 (72,0 %), estuvieron de acuerdo con todos los contenidos planteados 17 (94,4 %), 5 de ellos propusieron nuevos contenidos y mediante talleres metodológicos regionales. El claustro se conformó con profesionales, en su mayoría médicos y pedagogos, 50 % o más con categoría de profesor auxiliar o asistente, (62,3 %) máster y con experiencia docente entre 11-20 años. (34,7 %). Los estudiantes, mayoritariamente mujeres que ejercen fundamentalmente a nivel local, municipal o provincial, la mayoría son pedagogos 31,1 % y médicos 24,1 %, las principales motivaciones fueron aprender y superarse. Se detectaron algunas debilidades en el proceso docente que permitieron la modificación del programa. La retención fue de 89,2 %. Los resultados del pretest y postest demostraron el aprendizaje adquirido. La totalidad de los estudiantes aprobaron los cursos y su trabajo final, la mayoría con calificaciones entre excelente y bien.

Conclusiones: El proceso metodológico desarrollado en la planeación y ejecución del programa docente, permitió su adecuado desenvolvimiento en cada una de las provincias. Los claustros provinciales poseen alto nivel científico y docente. La selección de los estudiantes estuvo de acuerdo a los requisitos de ingreso planteados. El proceso capacitante fue eficiente y eficaz demostrado por los resultados de aprendizaje obtenidos por los diplomantes.

 

Anexo 4. Ejemplos de editoriales   ...Atrás

Ejemplo #1

Revista de Ciencias Médicas La Habana 2008; 14 (3)

Excelencia: compromiso y competencia

Por diversas razones, el logro y perfeccionamiento de la calidad de los servicios de salud son de enorme relevancia política y técnica en todo el mundo.
Los indicadores alcanzados en la salud del pueblo cubano como resultado de la voluntad del estado y de la prioridad dada a este sector son reconocidos internacionalmente. No obstante, los buenos indicadores de salud no siempre se corresponden con los niveles de satisfacción individual o familiar por los servicios recibidos 1 .

El Ministerio de Salud Pública en Cuba enfrenta, entre otros, el importante reto de garantizar niveles elevados de satisfacción de la población con respecto a la atención médica que se ofrece, siendo la Excelencia en todos los procesos que integran los servicios de salud el camino ideal para logra vencer este reto.

La Excelencia, grado eminente de perfección, entendida como superior calidad o bondad que hace digno de singular aprecio y estimación algo 2 , impone el reto no sólo de lograrla, sino de perpetuarla. Se requiere crear las condiciones para su perfeccionamiento constante a través de procesos con calidad.

Existen varias concepciones para analizar la calidad, pero vale la pena reforzar la atención en dos dimensiones: calidad como perfección, con la filosofía de minimizar errores y hacer las cosas bien desde el inicio; y calidad como transformación, con el propósito de obtener cambios cualitativos en los indicadores ostentados.

El logro de la Excelencia no se alcanza de forma espontánea, resultan necesarios a nuestras instituciones: Capacidad en los servicios para asimilar nuevos conocimientos y tecnologías que incrementen la eficacia de los procesos de salud; Aparatos académicos que garanticen la formación y superación de los recursos humanos; Altos niveles de competencia de todos los involucrados en ofrecer servicios; Equipos de dirección eficaces en la gestión de recursos; Garantía para el avance de la ciencia y la innovación tecnológica.

Para ello, resulta imprescindible el compromiso individual y altos niveles de competencia y desempeño de todos los involucrados, de profesionales capaces de dar solución de los problemas con creatividad desde bases científicas.

Se requiere ser eficientes y eficaces, encarar el reto de elevar el nivel de satisfacción en todos los servicios y aprovechar, en beneficio de la sociedad, las posibilidades que ofrece el desarrollo científico, técnico y social.

MSc. Lic. Yaymí Roque Marrero
Licenciada en Enfermería. Profesora Auxiliar
Master en Comunicación social.

E-mail: yamiroque@infomed.sld.cu

Referencias bibliográficas.

  1. MINSAP. Carpeta metodológica de atención primaria de salud y medicina familiar. Barcelona: Tallers Gráfics Canigó; 2001?.
  2. Diccionario Enciclopédico Océano. Barcelona: Océano Grupo Editorial; 1999. Excelencia; p. 382.

Ejemplo #2.

Acimed 2011; 22 (4)

Acerca de la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecas e Instituciones.

Con el lema "Bibliotecas que trascienden bibliotecas: integración, innovación e información para todos ", se efectuó el 77 Congreso y Asamblea General de la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecas e Instituciones (IFLA) en la Ciudad de San Juan, Puerto Rico, entre el 13 y el 18 de agosto de 2011.

La Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecas e Instituciones * , organismo internacional no gubernamental que desde 1927 reúne a miembros de diversas asociaciones de bibliotecas y de profesionales de la información alrededor del mundo, con más de 1 600 miembros de 150 países, convoca cada año a un congreso con el objetivo de posibilitar el intercambio de experiencias y debates sobre el mundo de las bibliotecas y las ciencias de la información.

Promover las relaciones internacionales, la cooperación, la investigación y el desarrollo en todas las esferas de la actividad bibliotecaria son objetivos de dicha organización. Cuba se afilió como miembro en 1981, a través de la Asociación Cubana de Bibliotecarios (ASCUBI) y durante los últimos años se ha incorporado activamente a sus actividades con el propósito de conseguir una mayor participación y presencia en sus divisiones y secciones. Por esa vía se procura, asimismo, contribuir a que la IFLA optimice sus acciones y sus resultados.

El Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas, Infomed, se incorporó a esta organización en el año 2007 y, juntamente con los representantes de los Ministerios de Educación, Educación Superior, Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente y Relaciones Exteriores, ha trabajado en las áreas universitaria, escolar, gubernamental, científica y de tecnologías de la información, lo que ha permitido una activa presencia en los diferentes comités y divisiones de IFLA.

El Congreso anual de IFLA es el acontecimiento internacional más relevante de la comunidad bibliotecaria mundial. Sus delegados se reúnen para intercambiar ideas, compartir experiencias y, sobre todo, contribuir al desarrollo de las bibliotecas y centros de información a nivel internacional. En este número, la Revista Cubana de Información en Ciencias de la Salud ( Acimed ) dedica la sección de Actualidades a bosquejar las actividades más relevantes del 77 Congreso y la Asamblea General de IFLA que se desarrolló en agosto de 2011.

Nuestra posición en torno a este esfuerzo se inscribe en la certeza de que nunca como ahora son tan notables las posibilidades de reducir la distancia que separa a nuestra región de los polos de mayor desarrollo en esta materia. La globalización y el acceso a las tecnologías más avanzadas en el campo de la información en todas las disciplinas, y muy particularmente en el ámbito de la salud, han abierto esta posibilidad excepcional.

Desde luego, esta realidad constituye también un desafío. Nuestra revista lo asume con la convicción de que tiene la obligación y la posibilidad de hacer un aporte modesto, pero sostenido y creciente, de acuerdo con esta realidad. Estimamos que las instituciones, las personas y las redes de nuestra región deben apropiarse de las herramientas y de los conceptos más avanzados; adaptarlos a su realidad, comprometidos con el Movimiento de Acceso Abierto a la Información y a optimizar las políticas e iniciativas en esa línea. Esa es nuestra comprensión del cometido de IFLA, por lo que redoblamos nuestro compromiso de seguir ampliando las bases de conocimiento que sustentan estos procesos y diseminar sus resultados entre los actores clave.

Ms. C. ILEANA ALFONSO SÁNCHEZ

Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas.
La Habana, Cuba.

Ejemplo #3.

Rev Hum Med 2011 may-ago; 11 (2)

Aniversario 150 del surgimiento de la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana

Jorge Álvarez Vázquez

El colectivo de trabajadores de la ciencia que integramos el Centro de Desarrollo de las Ciencias Sociales y Humanísticas en la Salud y la revista Humanidades Médicas, su publicación emblema, hoy nos inclinamos reverentes ante los que honor merecen. Y lo hacemos a través de estas notas con una invitación a la reflexión sobre la identidad, modelada con autenticidad, en el largo y tortuoso itinerario que, desde los ancestros fundadores, nutrió a la ciencia de acá, la criolla, con la savia de la cubanidad, la vocación de libertad y la Patria como humanidad.

A la vista retrospectiva de 150 años estamos desandando el camino a fuerza de memoria histórica. Onomástico grande este, el de la primera y más insigne institución de la ciencia en el país. Aquella que el 19 de mayo de 1861, ante la presencia del gobernador general Francisco Serrano, se dio a la luz pública como la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana.

Unas pequeñas notas no podrían abarcar todo el significado de este hecho, sino solo marcar algunos momentos imprescindibles a nuestro modo de ver. Primero porque, con la creación de la Academia, se cerraba un dilatado proceso de gestiones que afortunadamente fueron coronados por el éxito, aspiración de varias figuras de la ciencia en Cuba que había tenido como antecedentes las sesiones de discusión de carácter científico en la Sociedad Económica Amigos del País, pero que ante todo había sido un proceso relacionado con el desarrollo de la nacionalidad cubana.

Segundo porque no puede escapar a la mención de un acontecimiento como este el papel jugado por la comunidad médica cubana en tales empeños, como señala el historiador Gregorio Delgado García: "[...] se forjó en la mente de algunos médicos cubanos la idea de establecer una Academia de Ciencias Médicas ´en donde reunidos los profesores de más concepto en los ramos de medicina, cirugía, farmacia, química e historia natural trabajen de consenso, comunicándose las ideas, sometiéndolas a la discusión, publicándolas cuando conviniere y entablando las más importantes correspondencias con otras Sociedades y Academias literarias... i

En el proceso de formación de la nacionalidad cubana se destacaba el impulso de la burguesía criolla desde finales del siglo XVIII al progreso de un pensamiento creador y de aquellas ciencias desarrolladas mundialmente, que estuvieran vinculadas a sus intereses. El avance del país exigía una mentalidad diferente y entre las ciencias identificadas que fomentarían el progreso estarían la química, la botánica, la agronomía, etc. La medicina ocuparía un lugar especial.

El movimiento cultural promovido por grandes personalidades que divulgaron las nuevas ideas, a través de la Sociedad Económica Amigos del País y el Papel Periódico de La Habana, había sentado las bases para reconocer la necesidad de un progreso científico y técnico. La lucha contra el escolasticismo y el oscurantismo, en el seno de las propias instituciones religiosas comenzó la transformación de la enseñanza, con conceptos e ideas antiescolásticas, que divulgaban el establecimiento de escuelas gratuitas y la introducción de sistemas pedagógicos más modernos.

Así, mientras ocurría la transmutación de lo criollo en cubano y surgían las primeras representaciones de la nación, se consolidó el terreno donde construir una academia de ciencias. El significado de la participación de los médicos no debe verse como resultado de una simple sumatoria de intereses gremiales, sino consecuencia del papel de los mismos en la vanguardia del movimiento científico en la Isla y expresión de un colectivo profesional meritorio y capaz de organizarse en formas institucionalizadas y más complejas de la ciencia.

El Dr. Ismael Clark Arxer, actualmente presidente de la Academia de Ciencias de Cuba, refiere que: "Aquella primera Academia de Ciencias desempeñó un rol importante y útil, catalizando la pasión, la voluntad y la inteligencia de personalidades científicas en tanto entes individuales, frente a un ambiente de indiferencia, cuando no de hostilidad. Logró como corporación dar aliento a la expresión, discusión e investigación científicas. Con ello, y no sin limitaciones derivadas del ambiente socio-político de la época, fue capaz de integrar y sistematizar el pensamiento científico cubano e incorporarlo al proceso científico mundial. Propició un ensanchamiento de los conocimientos científicos y ayudó a formar una intelectualidad fuertemente impregnada del propósito de servir al progreso de la ciencia. Al influjo de la actividad de sus miembros, se fueron creando otras instituciones y laboratorios científicos y se elevó el nivel y el rigor de la docencia universitaria." ii

Esa institución, que ganó un lugar de privilegio en la memoria, se abría al país y al mundo en un contexto histórico que la dejó firmemente vinculada al futuro de la ciencia cubana y ha estado siempre presente en las aspiraciones que un siglo después comenzaría a encontrar cabal y definitivo aliento.

¡Gracias a los padres fundadores!

Referencias:

i. Delgado García G. La salud pública en Cuba durante el periodo colonial español. Cuadernos de Historia de la Salud Pública [Internet]. 1996 [citado 2011 Abril 12]; 81. Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/his/vol_1_96/his07196.htm

ii. Clark Arxer I. Conferencia magistral pronunciada en la Academia de Ciencias de República Dominicana [Internet]. 5 Mar 1999 [citado 15 Abr 2011]. Disponible en: http://www.academiaciencias.cu/Espanol/Informacion%20permanente/Documentos/Discursos%20y%20conferencias/Iclark50399.pdf

Anexo 5. Ejemplos de Notas clínicas o presentaciones de casos   ...Atrás

Ejemplo #1.

Revista de Ciencias Médicas La Habana 2004; 10(1)

Degeneración maligna de neurofibroma mediastínico.

Dra. Mercedes A. Zayas Díaz, Dra. Isabel Fernández Castro, Dr. Eyder Hernández Correa.

RESUMEN.

Se presenta el caso de una paciente de 34 años de edad, portadora de una neurofibromatosis de VON RECKLINGHAUSEN tipo 1, con dolor torácico irradiado a abdomen, fiebre y sintomatología respiratoria; en la cual aparecieron como hallazgos imagenológicos, una masa tumoral que ocupaba gran parte del hemitórax derecho con derrame pleural asociado. La histología demostró la etiología neurofibromatosa del tumor con degeneración maligna, así como el desplazamiento e infiltración de estructuras vecinas.

Descriptores de Cs: NEUROFIBROMATOSIS.

La neurofibromatosis fue descrita como entidad en 1882 1,2 por Von Recklinghausen y se identificó como un trastorno hamartomatoso debido a un desorden neuroectodérmico que frecuentemente se asocia con alteraciones endocrinas (acromegalia, enfermedades tiroideas, hiperparatiroidismo, etc. así como lesiones óseas (malformaciones, cifoescoliosis y pseudoartrosis) 1-3

En la actualidad están identificadas dos variantes de neurofibromatosis: La tipo 1 o Enfermedad de Von Recklinghausen propiamente dicha y la tipo 2. La tipo 1 con criterios clínicos muy bien definidos, una frecuencia de 1x3000, afectando por igual a ambos sexos y a todas las razas. El trastorno genético se localiza en la región centromérica del cromosoma 17, teniendo un carácter autosómico dominante 4-5 .

La tipo 2 por su parte tiene una frecuencia de 1x40 000 a 1x1 000 000 (según diferentes autores); también tiene carácter autosómico dominante, afectando en igual proporción a ambos sexos y a todas las razas. El trastorno genético se localiza en el centro del brazo largo del cromosoma 22 3,4,5 .

Elementos distintivos de las dos variantes clínicas de neurofibromatosis.

TIPO 1

ENF. DE VON RECKLINGHAUSEN.

TIPO 2

Tumores asociados a la neurofibromatosis tipo 1

Este caso resulta curioso y nos motivó debido a la baja frecuencia de malignización de estos tumores y la gran magnitud que adquirió el tumor manteniéndose durante mucho tiempo.

PRESENTACIÓN DEL CASO.

Paciente femenina, de la raza blanca, de 34 años de edad con antecedentes patológicos familiares de neurofibromatosis (madre y dos tías maternas) y de ser portadora de esta enfermedad, que refiere además de haber sido intervenida quirúrgicamente en dos ocasiones de ¨ nódulos tiroideos ¨. Acude al hospital aquejando dolor en hipocondrio derecho y en región infraescapular derecha que se aliviaba usando dipirona oral. Además refería fiebre de 38 o C de dos días de evolución, tos productiva y expectoración purulenta.

Al examen físico se constató: Hemitórax derecho abombado, disminución de la excursión respiratoria y ausencia de estertores. Ligera Polipnea superficial (FR: 28xmin).

El examen del aparato cardiovascular y del abdomen fue negativo.

En la piel se encontró tendencia a la hiperpigmentación sobre todo en el segmento tóraco-abdominal y mamas, presencia de manchas ¨ café con leche ¨ en número de 10-12 agrupadas en región paraesternal y neurofibromas múltiples en tórax, abdomen y miembros, zonas donde también se apreciaban numerosas efélides y nevos hiperpigmentados.

Exámenes de laboratorio

  1. hemograma: Hb-9,8 g/l, leucocitos-9x10 9    P-85  L-14  Eo-01
  2. Eritrosedimentación: 74 mm

Imagenología

• I. Rx tórax (PA): Anomalías costales en hemitórax izquierdo (2 da y 3 ra costilla ¨en tenedor ¨).

• II. Opacidad total de hemitórax derecho con desplazamiento contralateral del mediastino.

• III. Rx tórax lateral: Masa de aspecto tumoral con derrame pleural de mediana intensidad ocupando el hemitórax derecho.

• IV. Ultrasonido torácico: Derrame pleural derecho. Formación ecogénica de aproximadamente 112 mm. De diámetro con distorsión de textura central que ocupaba 2/3 superiores del hemitórax derecho.

• V. TAC pulmón: Se corrobora derrame pleural. Tumor subyacente con calcificaciones, atelectacia asociada, desplazamiento de estructuras mediastinales. Deformidad de la columna dorsal y las costillas.

• VI. Mielo-TAC: Desorganización de las vértebras dorsales por compresión del tumor mediastinal. Subluxación de D 6 , D7 y D 9 con osteolisis de las mismas.

Estudios Anatomohistológicos y Microbiológicos

  1. Estudio BAAR del líquido pleural: negativo.
  2. Estudio bacteriológico: no crecimiento bacteriano.
  3. Estudio citológico: Abundantes hematíes y células mesoteliales: no se aprecian células atípicas.

Después de valoración multidisciplinaria se decide el tratamiento quirúrgico. Se realizó resección del tumor mediastínico realizándose biopsia transoperatoria cuyo resultado fue. Tumor de nervio periférico de bajo grado de malignidad (15 cm. de diámetro mayor) en correspondencia con neurofibrosarcoma.

COMENTARIO.

Estamos en presencia de una paciente portadora de una neurofibromatosis tipo 1 de Von Recklinghausen en la que están presentes cinco de los postulados diagnósticos planteados siendo significativo el hecho de padecer un tumor de crecimiento intratorácico de gran magnitud con escasa sintomatología (el dolor aparece como primer síntoma diez días antes del ingreso) .

La frecuencia de tumores en estos  pacientes es mayor que en el resto de la población y la malignización de los mismos es considerada, una fase evolutiva en el cuadro clínico 7-9-10 , sobre todo la degeneración de neurofibromas, existiendo una importante evidencia de degeneración sarcomatosa de los neurofibromas y los Schwannomas (10%) 8 . Sobre todo las de tipo plexiforme.

Un gran número de autores coinciden en que los neurofibromas cutáneos, sobre todo los pedunculados no tienden a malignizarse, no ocurriendo así con los mediastínicos ni con los plexiformes infiltrantes 3, 6 .

También se plantea que la mayoría de los pacientes tiene una vida normal con escasa sintomatología 3, 4,8, lo curioso del caso que se expone es que, a pesar de la gran dimensión del tumor intratorácico con compromiso de las estructuras óseas vecinas, este haya transcurrido sin manifestaciones motoras, ni sensitivas, ni alteraciones de la dinámica ventilatoria por compresión.

Es significativo además, que a pesar de la infiltración de las vértebras vecinas con luxación y osteolisis de las mismas no se hayan comprobado infiltración ni metástasis en otras áreas cercanas o a distancia, tal vez explicable por la baja malignidad que, histológicamente, fue demostrada.

AGRADECIMIENTO.

Le agradecemos al estudiante 4 to año de Medicina Yoel González Corrales su colaboración para la realización de este trabajo.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.

  1. Capítulo 70 Trastornos de los nervios periféricos. En: Berkow R, editor. Manual Merck. Barcelona: Océano; 1987.p. 355-65.
  2. Domonkos AN. Neurofibromatosis múltiple (Enfermedad de Von Recklinghausen). En: Andrews: tratado de Dermatología. Ciudad de La Habana: Científico-Técnica; 1983; T 2.p. 716-7.
  3. Gelehter TD. Chapter 175 Phakomatoses Neurofibromatosis. En: Stein JH, editor. Internal Medicine. 4 ed. St. Louis: Mosby; 1994. p. 1483-7.
  4. 417 Facomatosis En: Bennett JC, Plum F, editors En: Cecil tratado de Medicina Interna. 20 ed. México: Mc Graw Hill interamericana; 1988; Vol. 3. p. 2375-6.
  5. Thomas PK. Enfermedades hereditarias. En: Bodley Scott R. Price´s: Medicina Interna. Madrid: Espasa; 1982; Vol. 2. p. 1804-6.
  6. Kelley E. Texbook International Medicine. 2 ed. 1992.
  7. Daly WJ, Cline MJ, Hutton JJ, Kohler PO, et al. Otras enfermedades pulmonares. En: Stein JH editor. Medicina Interna. Ciudad de La Habana: Científico-Técnica; 1984; T.1-A. p. 426.
  8. Neurofibromatosis. En: Bodly Scott R. Price´s: Medicina Interna. Madrid: Espasa; 1982.
  9. Toro G; Domínguez A, Costero I, García Maldonado E, et al. Patología del sistema nervioso. En: Correa P. Texto de Patología. 2 ed. México: La Prensa Médica Mexicana; 1975. p. 747-50.
  10. Cotran RS, Kumar V, Collins T. Neurofibromatosis Tipo 1 y 2. En: Robins: patología estructural y funcional. Madrid: Mc Graw-Hill; 2000. p. 173-5.

Ejemplo #2.

Medisur 2011; 9 (6)

Neumonía varicelosa grave. Presentación de un caso pediátrico.

Ariel Efrén Uriarte Méndez, Jesús Vila Díaz, Andrés Prieto Apesteguía.

RESUMEN

Se presenta el caso de un niño de 12 años, de color de piel blanca, obeso, de procedencia urbana, con antecedentes de enfermedad de Crohn, que ingresó en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Pediátrico Universitario Paquito González Cueto por diarreas sanguinolentas y deshidratación severa. Controlado el cuadro agudo, se trasladó a la sala de gastroenterología donde comenzó con lesiones vesiculares en el tronco, diagnosticadas como varicela. Desarrolló como complicación una neumonía grave que evolucionó rápidamente a un síndrome de distrés respiratorio agudo por lo cual fue necesario su traslado a Unidad de Cuidados Intensivos con una intervención terapéutica intensiva, sobre todo, manejo ventilatorio. Tanto los hallazgos radiológicos como los parámetros analíticos fueron muy característicos, similares a los descritos en la literatura. A pesar del tratamiento intensivo sostenido falleció un mes después de realizado el diagnóstico. Considerando lo infrecuente de esta complicación en niños se decidió publicar el caso.

Palabras clave : Neumonía; varicela; niño

INTRODUCCIÓN

La varicela es una enfermedad exantemática infecciosa producida por el virus de la varicela-zoster, pertenece a la familia de los herpes y comparte características comunes con los demás integrantes del grupo como la facilidad de permanecer en estado de latencia en los tejidos por tiempo prolongado, la virulencia para desarrollar formas clínicas y complicaciones graves, así como la posibilidad de producir lesiones en el feto. (1-3)

Es típicamente una enfermedad de curso benigno, aunque están descritas muchas complicaciones graves como neumonía, encefalitis, mielitis transversa, síndrome de Guillain Barré, anemia hemolítica, trombocitopenia, entre otras. La mortalidad en niños previamente sanos de 1 a 9 años es de 2-3 por cada 100 000 casos; los adultos tienen 25 veces más probabilidad de fallecer que este grupo de edad. (1) Las muertes se deben en su gran mayoría a neumonía, esta complicación temible tiene mayor incidencia en adultos que aportan hasta el 90 % de los casos; su aparición en niños es rara. (4-6)

La incidencia de la neumonía varicelosa es variable, se ha estimado en el 10-20 % de todos los enfermos adultos con varicela, en el 75 % de los casos con edades entre 30-50 años. (4,7,8) La neumonía por varicela se ha asociado con una mortalidad del 10-30 % en personas sanas y hasta un 50 % en enfermos inmunodeprimidos o en los que presentan insuficiencia respiratoria. (9,10) Los síntomas aparecen generalmente al tercer día del brote inicial de las lesiones en piel, inicialmente aparece tos seca y muy pronto el paciente comienza con dificultad respiratoria. La evolución habitualmente es rápida, caracterizada por hipoxemia de rango variable pero casi siempre tan severa que requiere ventilación mecánica.

El caso que se presenta manifestó un síndrome de distrés respiratorio agudo (SDRA) que es el responsable del curso clínico y analítico de la enfermedad.  La radiografía de tórax mostró desde el comienzo de los síntomas respiratorios un infiltrado alveolar micronodular ampliamente diseminado en ambos campos pulmonares. En estos casos puede haber grados variables de edema pulmonar y los demás hallazgos típicos del SDRS. (6-10)

Casi todos los reportes de neumonía varicelosa  en la literatura médica corresponden a adultos, los casos publicados en niños son muy escasos dado su baja frecuencia. Como esta entidad es infrecuente de forma general pero mucho más lo es en pediatría, se decidió publicar las experiencias con un niño de 12 años que sufrió este padecimiento con curso prolongado e intervención terapéutica compleja e intensa, desgraciadamente con un desenlace fatal.

PRESENTACIÓN DEL CASO

Niño de 12 años de edad, de color de piel blanca, obeso, de procedencia urbana, con antecedentes de enfermedad de Crohn por la cual había tenido múltiples ingresos debido a descompensación aguda. Llevaba tratamiento regular que incluía  corticosteroides. El día 5 de julio de 2010 ingresó en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Pediátrico Universitario “Paquito González Cueto”, de Cienfuegos, por diarreas sanguinolentas y deshidratación severa. Fue tratado con fluidos y antimicrobianos, concretamente, metronidazol y ceftriaxona. Tres días después, cuando se controló el cuadro agudo, se trasladó a la sala de gastroenterología donde comenzó con lesiones vesiculares en el tronco que fueron diagnosticadas como varicela. La evolución de esta última fue típica  durante las primeras 48 horas pero aparecieron síntomas respiratorios al tercer día que evolucionaron rápidamente a polipnea y toma del estado general.

Se indicó una radiografía de tórax donde se advirtieron lesiones bronconeumónicas finas muy diseminadas en ambos campos pulmonares. Por tanto, se decidió su traslado nuevamente a la UCI.

Examen físico:

Se constató afectación moderada del estado general, palidez cutáneo-mucosa, lesiones típicas de varicela, polipnea moderada con estertores crepitantes en las bases y taquicardia ligera sin otro dato de interés cardiovascular.

Desde el punto de  vista neurológico estaba asintomático. El abdomen estaba suave, depresible y sin vísceromegalia.

Exámenes complementarios:

Hemogasometría arterial: PH: 7, 46; PCO2: 39, 6 mmHg; PO2: 57, 8 mmHg; HCO3: 27, 4 mmol/l; EB: 3, 6 mmol/l); Sat O2: 98,3 %.
Hemograma: Hb 86 g/l; hematócrito: 0,28; leucocitos: 11,25 X 109; diferencial (stab 0, segmentados 75 %, monocitos 0, eosonófilos 0 y linfocitos, 25 %).
TGP: 6,7 Uds.
TGO: 161 Uds.
Urea: 2,9 mmol/l.
Creatinina: 54,9 mmol/l.
Ácido úrico: 223,2 mmol/l.
Conteo de plaquetas: 216 X109/l.
Tiempo de protrombina: 27 segundos.
Tiempo de coagulación: 9 minutos.
Tiempo de sangrado: 3 minutos.

A su ingreso en la UCI se realizó otra radiografía de tórax donde además de lo encontrado en la anterior se observó edema pulmonar ligero. ( Figura 1 ).



Valorando los hallazgos radiológicos en conjunto con la gasometría se diagnosticó un SDRA y se decidió comenzar con ventilación mecánica no invasiva. Se programó una PEEP de 12 CmH2O, presión inspiratoria de 15 CmH2O y FiO2 de 70 %. Como tratamiento específico se indicó aciclovir a dosis de 10 mg/kg/dosis cada 8 horas. Asociado al aciclovir se usó vancomicina ante la posibilidad también de la participación de Stafilococo aureus en las lesiones pulmonares.

Inicialmente se consiguió mejoría, disminuyó la polipnea y se logró una PO2 de 90 mmHg,  pero tres días después el niño estaba peor. (Figuras 2 y 3) .



Se decidió intubar y ventilar usando PEEP y FiO2  elevados. ( Figura 4 ).


La evolución fue hacia el deterioro lento y progresivo de los parámetros pulmonares. No se presentaron signos graves de disfunción multiórgano, solo taquicardia y disminución de la diuresis (ambos controlados con dobutamina y furosemida respectivamente), así como prolongación ligera del tiempo de protrombina. La función gastrointestinal siempre estuvo conservada a pesar de su enfermedad de base. Fue necesario tratar infecciones nosocomiales por gérmenes como Escherichia coli, Klebsiella Pneumoniae, acinetobacter (sin precisarse el tipo) y Candida Albicans, los tres primeros aislados en secreciones respiratorias y el último en orina. Los antimicrobianos usados fueron: meropenem, cefipime, ciprofloxacina, ceftazidima, amikacina y anfotericina B. La situación clínica-analítica era crítica al mes de estancia en la UCI presentando una hipoxemia severa mantenida que no mejoraba con PEEP de 20 mmHg y presión de control por encima de PEEP de 50 CmH2O.

El día 5 de agosto, un mes después de ser admitido en la UCI, en medio de una hipoxemia grave, mantenida e irreductible, sufrió parada cardiorrespiratoria de la cual no se pudo recuperar y se dio por fallecido.

Los hallazgos de anatomía patológica incluyeron: traqueítis aguda focal, bronconeumonía severa con componente hemorrágico y edema, adenitis reactiva, pancreatitis aguda focal, hepatitis reactiva, esteatosis hepática, esplenitis reactiva, suprarrenales de estrés e infiltrado inflamatorio crónico intestinal.

DISCUSIÓN

El caso que se presenta es clásicamente un ejemplo de varicela grave en un paciente inmunodeprimido. Actualmente se considera que los trastornos fisiopatológicos de la enfermedad de Crohn obedecen en gran medida a trastornos importantes de la inmunidad, (11) además, el niño tomaba corticosteroides regularmente. Todo esto sin dudas condicionó el cuadro clínico tan severo que presentó.

La patogénesis de la neumonía por varicela incluye una infección activa de las células epiteliales de los alvéolos pulmonares. Los cambios patológicos encontrados en el caso, aunque no se detallan histológicamente, coinciden con la literatura. Se caracterizan por una infiltración de células mononucleares del tabique alveolar y edema de las células de los tabiques, con acumulación de exudados, formación de membranas hialinas y descamación de células alveolares en los espacios alveolares. La descamación de células septales en los alvéolos y de las células epiteliales bronquiales contienen inclusiones eosinófilas intranucleares, indicando la presencia intranuclear del virus. (12) La descamación crea un proceso patológico que bloquea la difusión del oxígeno del alvéolo a los capilares pulmonares, produciendo una severa hipoxemia e insuficiencia respiratoria. En la neumonía por varicela fatal, se observa una necrosis focal que envuelve a los capilares, células alveolares y arteriolas, que puede evolucionar a una consolidación hemorrágica completa. También puede detectarse una neumonitis intersticial, con inclusiones intranucleares típicas de la varicela en las células septales, fibroblastos, endotelio capilar y en la mucosa traqueobronquial. (4-10) Frecuentemente son afectados otros órganos como hígado, bazo, páncreas, nódulos linfáticos y esófago. (1-3)

El cuadro radiológico que se describe en los reportes médicos se caracteriza por infiltrados reticulo- nodulares difusos que varían de 3 a 25 mm con mayor afectación de las bases y el hilio. (4-10,13) En este aspecto el caso presentado evolucionó con hallazgos radiológicos típicos. Por otra parte, en los pacientes que sobreviven pueden observarse en las radiografías  nódulos  que representan cicatrices fibróticas los cuales en ocasiones se calcifican gradualmente después de varios años y producen un aspecto radiológico indistinguible de una tuberculosis pulmonar curada. (14)

El tratamiento de SDRA por variela es difícil y algunos autores recomiendan soporte vital extracorpóreo tanto para adultos como para niños cuando las medidas ventilatorias convencionales como relación inspiración–espiración invertida, ventilación prona, reclutamiento alveolar, etc., han fallado. (15) Otro aspecto del tratamiento es la terapia con acyclovir a dosis de 10 mg/kg/día endovenoso por 10 días en infusión de una hora como mínimo para prevenir la cristalización en túbulos renales. (1-4) No obstante, algunos autores consideran que el acyclovir tiene beneficios contradictorios en pacientes graves, sobre todo en aquellos que necesitan ventilación mecánica y se apoyan en el hecho de que la mortalidad no se ha modificado a pesar de su uso. (16,17) Se ha utilizado otro agente antiviral, como la vidarabina, aunque este es menos efectivo que el acyclovir. La dosis es también de 10 mg/kg/día endovenoso por 5 días y debe ser administrado también en una hora como mínimo por la misma razón que el acyclovir. (5-10) Además de la terapia con agentes antivirales ha sido reportado el uso de gammaglobulina inmunitaria antivaricela-zoster hecha a partir de sueros humanos con altos títulos de anticuerpos, en individuos susceptibles que han estado expuestos a la varicela o al herpes zoster y que tienen riesgos de desarrollar un cuadro grave. (4) También se han utilizado pulsos de metilprednisolona a dosis de 30 mg/kg de peso corporal unidos al uso de acyclovir e inmunoglobulinas, con lo que se han resuelto los trastornos del intercambio gaseoso y se ha obtenido mejoría radiológica más rápida. (17) Se recomienda también el uso de terapia con antibióticos, si existiera infección secundaria. En cuanto al tratamiento profiláctico, el uso de acyclovir en pacientes inmunocompetentes continúa siendo debatido porque es potencialmente nefrotóxico. Sin embargo, su uso profiláctico en pacientes de alto riesgo como embarazadas e inmunodeficientes, está bien definido, se recomienda usarlo por vía oral a dosis de 800 mg./día por 10 días. (18)

Por el contrario, la vacuna con virus vivos atenuados está aprobada en los Estados Unidos desde el año 1995, es segura y altamente inmunogénica, y puede ser administrada a todos los individuos susceptibles mayores de un año de edad, la misma confiere una protección de un 70-100 % y tiene una duración de la inmunidad mayor de 7 años. (18,19)

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Myers MG, Seward JF, La Russa PS. Varicella-zoster virus. En: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, editores. Nelson.Textbook of Pediatrics. 18th. ed. Philadelphia: Saunders Elsevier; 2007. p. 250.  [Buscar en Google Scholar]
  2. Koran G. Congenital varicella svndrome in the third trimester. Lancet. 2005; 366(9497):1591-2.  [Buscar en Google Scholar]
  3. Brees MH, Porter RS, Jones TV, Kaplan JL, Berkwits M. Chickenpox. In: The Merck Manual of Diagnosis and Therapy. 18th. ed. New York: Merck Research Laboratories; 2006. p. 1603-5.  [Buscar en Google Scholar]
  4. Serrano Ocaña G, Ortiz Sablon JC, Ochoa Tamayo I. Neumonía por varicela. Presentación de un caso. Medisur [revista en Internet]. 2009[ citado 12 Sep 2010]; 7(1): [aprox. 5p]. Disponible en: http://www.medisur.sld.cu/index.php/medisur/article/view/452/5636 [Buscar en Google Scholar]
  5. Cordeiro dos Santos M, Costa Alecrimd MG. Varicella Pneumonia in an adult. N Engl J Med. 2010; 362:1227.  [Buscar en Google Scholar]
  6. Neumonía varicelosa en adultos: revisión de 13 casos. Arch Bronconeumol. 1999; 35:357-9.  [Buscar en Google Scholar]
  7. Martínez Segura JM, Gutiérrez Oliver A, Maraví Poma E, Jiménez Urra I. Neumonía grave por varicela. Rev Clin Esp. 2003; 203(12):591-4.  [Buscar en Google Scholar]
  8. Rodríguez Borregan JC, Domínguez Artiga MJ, Miñambres E, Tejerina Álvarez E, Holanda Peña MS, González Fernández C, et al. Neumonía varicelosa en adultos: 30 casos. An Med Interna. 2003; 20(12):612-6.  [Buscar en Google Scholar]
  9. Potgieter PD, Hammond JM. Intensive care management of varicella pneumonia. Respir Med. 1997; 4(91):207-12.  [Buscar en Google Scholar]
  10. Macías Robles MD, García Peliz M, González Franco A, Suárez González-Fierro ME, García Bear I, Martínez Muñiz M. Neumonía varicelosa en el adulto. Diagnóstico y tratamiento en urgencias. Emergencias. 2000; 12:138-41.  [Buscar en Google Scholar]
  11. Hyams JS. Inflamatory Bowel Disease. En: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, editores. Nelson. Textbook of Pediatrics. 18th. ed. Philadelphia: Saunders Elsevier; 2007. p. 333.  [Buscar en Google Scholar]
  12. Mueller NH, Gilden DH, Cohrs RJ, Mahalingam R, Nagel MA. Varcella zoster infection: clinical features, molecular pathogenesis of disease and latency. Neurol Clin. 2008; 26(3):675-97.  [Buscar en Google Scholar]
  13. Castillo-Lario MC, Fernández Gómez JA, Jiménez- Ayllon E, Freile García E, Villarieja Atance L. Hallazgos radiológicos de la neumonía por virus herpes simple I en el adulto. An Med Interna(Madrid). 2007; 24(8):390-2.  [Buscar en Google Scholar]
  14. Floudas LS, Kanakis MA, Andreopoulos A, Valopoulos GA. Nodular lung cacifications following varicella zoster virus pneumonia. QJM. 2008; 101(2):159.  [Buscar en Google Scholar]
  15. Lee WA, Kolla S, Schreiner RJ, Hirschl RB, Bartlett RH. Prolonged extracorporeal life support (ECLS) for varicella pneumonia. Crit Care Med. 1997; 25(6):977-82.  [Buscar en Google Scholar]
  16. Marin M, Güris D, Chaves SS, Schmid S, Seward JF; Advisory Committee on Immunization Practices, Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Prevention of varicella: recommendations of the Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP). MMWR. 2007; 56(RR04):1-40.  [Buscar en Google Scholar]
  17. De la Peña L, Izaguirre D, Aguirrebengoa K, Grande C, Montejo M. Neumonía por varicela en el adulto: estudio de 22 casos. Enferm Infec Microbiol Clin. 2000; 18(10):493-5.  [Buscar en Google Scholar]
  18. Marin M, Güris D, Chavez S, Schmid S, Seward JF; Advisory Committee on Inmunizacion Practices; Center for Desease Control and Prevencion (CDC). Prevention of Varicella: Recommendations of the advisory Committee on Inmunization. Practices(ACIP). MMNE. 2007; 56(1):40.  [Buscar en Google Scholar]
  19. American Academy of Pediatrics. Committee on Infectious Diseases. Recommended immunization schedules for children and adolescents--United States, 2008. Pediatrics. 2008; 121:219.  [Buscar en Google Scholar
Anexo 6. Ejemplos de Artículos de revisión.   ...Atrás

Ejemplo #1

Rev Cuba Anestesiol Reanim  2010 ene-abr; 9 (1)

Error humano y paro cardico intraoperatorio ¿Un problema actual?.

  Dra. Marina Beatriz Vallongo Menéndez; Dr. Lucas Cordoví de Armas

RESUMEN

Introducción. La Anestesiología se identifica por el cuidado de la seguridad del paciente, que se corresponde con un decrecimiento de la mortalidad anestésica en los últimos años; sin embargo, no está libre de accidentes por errores, pues dada la frecuencia, variedad y potencia de las drogas que emplea, existe el riesgo potencial de un desliz y las consecuencias pueden ser desastrosas. Objetivo : Identificar las principales causas de paro cardiaco intraoperatorio relacionadas con error humano. Método: Se consultó bibliografía nacional e internacional relacionada con el tema, mediante la red nacional de información médica y sus importantes enlaces. Desarrollo: Se hizo una breve clasificación del error humano en dependencia de sus consecuencias u orígenes psicológicos, de las principales causas de error en anestesia y aquellas que pueden conducir a paro cardiaco intraoperatorio. Se hizo especial énfasis en las causas de complicaciones por error durante la anestesia neuroaxial y las implicaciones que puede tener la incorrecta comunicación entre los miembros del equipo de trabajo. Conclusiones: A pesar del importante decrecimiento de la mortalidad por causas anestésicas en los últimos años, el riesgo de paro cardiaco intraoperatorio derivado de errores humanos es un hecho, por lo que reconocer las principales causas que lo provocan es de obligatorio conocimiento para los profesionales de la especialidad con el propósito de disminuir su incidencia al máximo. Estos factores que influyen en la aparición de estos accidentes es fuente de estudio y experiencia. En nuestro país no existen informes al respecto.

Palabras clave: paro cardiaco intraoperatorio, error humano.

INTRODUCCIÓN

El error en el ejercicio médico relacionado con la medicación, es la principal causa de morbimortalidad en pacientes hospitalizados. 1 Se estima que 180 000 pacientes mueren cada año en los Estados Unidos de Norteamérica como resultado de incidentes médicos en los que los errores en la medicación fueron el principal factor contribuyente. 1 Para tener idea de la magnitud del problema, puede decirse que el número de muertes relacionadas con errores médicos es mayor que las que se producen por accidentes automovilísticos. 1

La Anestesiología se identifica como líder en el cuidado de la seguridad del paciente 2 , lo que se corresponde con un importante decrecimiento de la mortalidad anestésica en los últimos años, con valores de 1:250 000 2 ; sin embargo, no está libre de accidentes por errores, pues dada la frecuencia, variedad y potencia de las drogas que se emplean, existe el riesgo potencial que se produzca un desliz y las consecuencias pueden ser desastrosas. 1

Con el objetivo de identificar las principales causas de paro cardiaco intraoperatorio relacionadas con error humano se realizó el presente trabajo de revisión.

DESARROLLO

1. Error Humano. Aunque no existe una taxonomía específica, el error humano puede clasificarse en dependencia de sus consecuencias o de sus orígenes psicológicos. 3

1.1. Consecuencias : En el caso específico de la anestesia, se relacionan con aquellos que dependen del incorrecto desempeño del facultativo, donde se incluye: valoración preoperatoria insuficiente o inapropiada, mal control preoperatorio de las enfermedades concomitantes del paciente, comprobación inadecuada del funcionamiento de la máquina de anestesia y otros monitores, errores en la permeabilización de la vía respiratoria, dosis incorrectas de medicamentos, inadecuada interpretación de cambios en los parámetros fisiológicos perioperatorios, impropia administración de líquidos, incorrecta prevención de la hipotermia e incapacidad de reconocer complicaciones concurrentes. 3,4

1.2. Orígenes psicológicos: Se deben centrar en los antecedentes mentales del error. Es importante hacer tres distinciones: Deslices y lapsos versus errores, errores versus violaciones y errores activos versus errores latentes. 3

1.2.1. Deslices y lapsos versus errores: Se cita como «error» al fracaso de las acciones planificadas para alcanzar un objetivo deseado. 3 Se pueden deber a dos razones:

• El plan es adecuado; pero las acciones para lograrlo no lo son. Los deslices están relacionados con fallas en la atención en tanto que los lapsos se deben a fallas de la memoria. En ambos, el error se encuentra en la ejecución de las acciones como consecuencia del cumplimiento de largas tareas de rutina en un medio habitual de trabajo y se relaciona con alguna desviación de la atención ya sea por el ambiente que le rodea o por una preocupación. 3

• Las acciones se pueden realizar tal como fue previsto pero el plan es inadecuado para alcanzar el resultado deseado. Son los fracasos de intención o errores, que se encuentran en el proceso mental de la planificación, formulación de intenciones, valoración y solución del problema. Puede comenzar desde que se detecta el problema, relacionado con inadecuada familiarización con el mismo o deficiente entrenamiento para darle solución. Otra causa es la carencia de conocimientos suficientes, cuando el practicante se encuentra ante una situación nueva que está fuera de las soluciones de rutina. 3

1.2.2. Errores versus violaciones. Las violaciones son desviaciones de las prácticas seguras, procederes, normas o reglas y pueden ser deliberadas o no. Mientras que los errores surgen principalmente de problemas informativos, las violaciones generalmente son asociadas con problemas de motivación que ocurren en un contexto de regulación social y que necesitan para su erradicación medidas de organización y estimulación. 3

1.2.3. Errores activos versus errores latentes. Los errores activos son actuaciones inseguras (errores y violaciones) cometidas por aquellos que se encuentran al final del sistema organizativo del proceso de salud (anestesiólogos, cirujanos, enfermeras), en tanto que los errores latentes aparecen como resultado de las decisiones tomadas por los niveles superiores de dicha organización, donde el daño puede estar inactivo durante mucho tiempo y sólo se hace evidente cuando se combina con errores activos y factores locales que rompen las defensas del sistema. 3

2. Errores en anestesia. Cada vez es mayor el consenso que el error humano ocupa un lugar importante en la aparición de incidentes y accidentes durante la práctica anestésica, que puede ser hasta de 70-80 %. 3

Dentro de las principales causas se citan 3,5,6 :

• Juicio erróneo.

• Fallas en la revisión de los equipos.

• Fallas técnicas de los equipos.

• Falta de atención.

• Prisa.

• Inexperiencia.

• Fatiga.

• Distracción.

• Problemas de comunicación.

• Inadecuada evaluación preoperatoria.

• Dificultades en la monitorización.

• Inadecuada preparación preoperatoria.

Los problemas relacionados con la utilización de los equipos tienen una importancia relevante. Se ha encontrado que 48 % de los anestesiólogos usan equipos nuevos sin leer el manual para usuarios y que 60 % no sigue el procedimiento de comprobación del fabricante, en tanto que entre 30-41 % de los anestesistas no realizan comprobación alguna. 3

Otro elemento importante relacionado con el factor humano es el número de pacientes quirúrgicos en los que, a pesar de la planificación preoperatoria, surgen problemas inesperados durante el intraoperatorio, muchas veces graves, que requieren la intervención del anestesiólogo. 3

De las tres fases de la anestesia (inducción, mantenimiento y recuperación), 45 % de los incidentes ocurren durante el período de mantenimiento, lo que sugiere que la monitorización del paciente, sumado a la mayor carga de trabajo en caso de una emergencia, puede hacer que las demandas de atención sean excesivas para el anestesiólogo. 3

2.1. Errores en la administración de medicamentos. Existe un progresivo reconocimiento de que los errores relacionados con la medicación son responsables de un problema de salud pública global cuyas consecuencias (daños a los pacientes y aumento de costos en los sistemas de salud) pueden ser graves. 7 Pocos médicos están tan relacionados en el proceso de prescripción, selección, preparación y administración de medicamentos que los anestesiólogos, tanto si laboran en los quirófanos, en las salas de terapia intensiva o en el alivio del dolor 7, por tanto, el riesgo de graves errores en la administración de medicamentos es mayor en la práctica anestésica que en otras especialidades. 8

Según lo informado en el año 2005 por el Australian Incident Monitoring Study 9 , 50,4 % de los casos relacionados con errores en la medicación se produjeron por preparación incorrecta de jeringuillas, así como por la administración equivocada del contenido de las mismas, aunque estuvieran adecuadamente identificadas. También encontraron 20,8 % de error como consecuencia de la equivocada selección de las ámpulas o de la identificación (rótulo) de la droga, así como inadecuada vía de administración (14,1 %). Los medicamentos con mayor frecuencia citados fueron los relajantes musculares y los opioides. 9

Khan y Hoda 10 , en el año 2005, informaron que 21 % de los incidentes ocurridos durante el período intraoperatorio se correspondieron con errores de la medicación, entre los que se citan como más frecuentes las subdosis, las reacciones adversas a medicamentos y el cambio de jeringuillas. También se menciona que los errores en la administración de relajantes musculares se relacionaron con incidentes de alto riesgo. 10

La sobredosis o la selección incorrecta de medicamentos no anestésicos, la sobredosis de anestésicos y la intoxicación por anestésicos locales se encuentran como errores de la medicación en la literatura médica 11, donde además se hace énfasis en que una marcada proporción de cambios de ámpulas o jeringuillas ocurrieron en paciente ASA I-II, en los que, supuestamente, no era necesario una conducción anestésica compleja. 11

La administración inadecuada de medicamentos en el espacio peridural, potencialmente puede ser causa de serias complicaciones. 12 Se identifican como principales causas de este error el cambio de jeringuillas, la incorrecta selección de ámpulas y la confusión entre la línea venosa y la peridural. 12

También se citan entre los errores relacionados con la administración de medicamentos la inyección errada de anestésicos locales por vía endovenosa 13 , así como la sobredosis de anestésicos locales absoluta o relativa en el bloqueo subaracnoideo. 14

En la revista Cubana de Anestesiología existe un artículo de un caso en quien, por error, se administró bromuro de pancuronio en lugar de midazolam como consecuencia del parecido de las etiquetas, sin secuelas para la enferma. 15

2.1.2 Errores en la administración de medicamentos en pediatría. Los pacientes pediátricos tienen más riesgos que los adultos de ser víctimas de errores durante la medicación, pues son incapaces de comprobar por sí mismos que ésta se realice en forma correcta ni de detectar infracciones en la misma. 16

Poco se conoce de su epidemiología y por tanto, las estrategias para la reducción de dichas faltas también son inciertas 16 . Esto está influido por diferentes factores, dentro de los que podemos citar la no estandarización de las dosis recomendadas en pediatría ni tampoco todos los autores definen de igual modo el "error en la medicación". 16

En la actualidad se conoce que los mayores deslices se cometen durante la prescripción, distribución y administración de los medicamentos en niños. 16 En la Universidad Johns Hopkins, Baltimore, en Estados Unidos de Norteamérica, se realizó una revisión de la literatura médica publicada sobre el tema entre los años 2000 y 2005 y encontraron que la frecuencia de los errores fue de 3-37 % durante la prescripción, 5-58 % durante la distribución y 72-75 % durante la administración. 16

Al considerar dichos resultados se debe tener presente que el mayor número de investigaciones se realizaron en enfermos hospitalizados, pero quedó prácticamente sin informar lo que ocurre en los enfermos tratados de urgencia o en forma ambulatoria. 16

3. Paro cardiaco y error humano. La mayor parte de los anestesiólogos tienen al menos una experiencia relacionada con error real o potencial durante el ejercicio de la profesión. 1,8 La mayoría de los errores tienen consecuencias menores sin daños para los pacientes 1,8 ; sin embargo, en una proporción menor las complicaciones pueden ser graves y llevar al paro cardiaco y la muerte. 1,4,5,9,11,14,18,19

En la Universidad de Toronto se realizó en el año 2001 una investigación entre anestesiólogos. En este trabajo se relacionaron 368 errores relacionados con la medicación con secuelas menores, 597 cuyas consecuencias no tuvieron importancia clínica y 15 casos con mayor morbilidad (paro cardiaco, daño permanente). Cuatro muertes también se incluyen en el informe, éstas últimas como consecuencia de sobredosis de ketamina al confundir la presentación de 50mg.ml -1 por la de 10mg.ml -1 , la administración de norepinefrina en lugar de fentanyl, dilución de antibiótico con cloruro de potasio y la infusión endovenosa de solución para diálisis peritoneal. 1

En el Hospital Universitario de Lapeyronie, Montpellier, Francia, se investigó sobre paros cardiacos que tuvieron relación con la anestesia, con resultados fatales o no. Se incluyeron 11 pacientes y de ellos, al menos en 10 se encontró algún error humano, entre los que se citan estimación indebida del riesgo preoperatorio, evaluación preoperatoria inadecuada de vía aérea difícil, inexacta reposición de volumen intraoperatroia, sobredosis de anestésicos, empleo de cemento quirúrgico en pacientes hipovolémicos e incorrecta prevención de la hipotermia, entre otros. 4

En Sudáfrica se realizó una encuesta a anestesiólogos en el año 2006 en la que se encontraron 303 errores en la administración de drogas con cinco muertes. De ellos más de 50 % estuvo relacionado con el uso de relajantes musculares y 14 % con el empleo de drogas vasoactivas. Se identificaron otras causas contribuyentes que incluyeron cambio de jeringuillas y no rotulación de las mismas, error en la identificación de drogas, cansancio y distracción, entre otras. 5

En Australia se revisaron 896 informes relacionados con faltas en el uso de medicamentos durante la práctica anestésica que incluyó tres muertes, donde 50,4 % estuvo relacionado con errores en la preparación de las drogas, que incluyó la selección incorrecta de jeringuillas aunque estuviera correctamente identificada, errores en el rótulo de los medicamentos, selección incorrecta de las ámpulas o inadecuada vía de administración. Se mencionan otros errores como mal funcionamiento de equipos, dificultades en la comunicación, fatiga, falta de atención y prisa. 9

En el Departamento de Anestesiología de la Escuela de Medicina del Instituto de Biociencia, en Sao Paulo, Brasil, se estudió la incidencia de paros cardiacos en 73 718 intervenciones quirúrgicas. Se encontró que en 18 enfermos este evento se vinculó con la anestesia (3.35:10 000), 10 totalmente y 8 parcialmente (1.86:10 000 y 1.49:10 000 respectivamente). Se encontró que la principal causa fue, en 55.5 %, la relacionada con deficiencias en la ventilación, en tanto que 44,5 % restante estuvo relacionado con la medicación. 20

Por su parte, el Departamento de Anestesiología del Centro Médico de la Universidad de Nebraska, en los Estados Unidos de Norteamérica, informó que durante 10 años de observación las principales causas de paro cardiaco relacionados con la anestesia tuvieron conexión con la medicación (40 %), complicaciones asociadas con la colocación de catéteres en venas profundas (20 %), dificultades en la permeabilización de la vía respiratoria (20 %) y el desconocimiento de posibles reacciones vagales (13 %). 21

Otros informes anteriores a los ya citados, también relacionaron el error humano con el paro cardiaco intraoperatorio 22-24 . Ante estas evidencias, cabe preguntarse cuál será la situación en nuestro país.

3.1 Paro cardiaco y error humano en pediatría. En las edades pediátricas, también se producen paros cardiacos por error humano. Las causas más frecuentes encontradas en la literatura consultada 20, 21, 25-27 son aquellas relacionadas con la medicación, donde se destaca la cardiodepresión secundaria al empleo de halogenados, especialmente halotano, solo o en combinación con otras drogas. 25 Según el informe del año 2000 del Pediatric Perioperative Cardiac Arrest (POCA) Registry, los accidentes relacionados con la medicación constituyeron el 37 % de los paros cardiacos ocurridos en niños, en tanto que representaron 64 % en pacientes ASA I-II. 25

Por su parte, en un estudio realizado en Brasil en 53 718 anestesias durante 9 años, se encontró que la principal causa de paro cardiaco correspondió a los incidentes ventilatorios (55,5 %), en tanto que los accidentes en los que medió la medicación, representó 44,5 %. 20 Las alteraciones de la ventilación como causa principal de paro cardiaco en la infancia se citan en otros artículos de la literatura médica. 21,26,27

El daño vascular durante la colocación de catéteres en venas profundas fue la principal causa de paro cardiaco afín con la monitorización y equipos relacionados con la anestesia, según informe del año 2007 del Pediatric Perioperative Cardiac Arrest Registry 27 , hecho que se notificó en el año 2002 como resultado del estudio de 72 959 anestesias durante 10 años, en el Centro Médico de la Universidad de Nebraska. 21

Otras causas de paro cardiaco como consecuencia de error humano en niños son: hipovolemia por pérdida de sangre 27 , hipercalemia por transfusiones de sangre de banco 27 , desconocimiento de reacciones vagales. 21

3.2. Paro cardiaco, anestesia neuroaxial y error humano. Las alteraciones hemodinámicas secundarias a la anestesia neuroaxial son consecuencia del bloqueo simpático secundario a la misma y sus manifestaciones estarán en relación con la magnitud de éste. Así la bradicardia y la vasoplejia son las principales complicaciones que se presentan con esta técnica anestésica 28, 29 , especialmente en la anestesia espinal alta, que si son reconocidas y tratadas con prontitud, pueden asegurar una recuperación completa sin secuelas y no evolucionar a la parada cardiaca. 29

Sin embargo, son muchos los informes en la literatura médica de paros cardiacos relacionados con la anestesia neuroaxial. 28-35 Por ello es necesario subrayar la importancia de la vigilancia y frecuente monitorización de estos enfermos 35, 36 , ofrecerles cuidados extremos en los cambios de posición 35, 38 y una rápida resucitación que garantice adecuada ventilación y empleo de drogas vasoactivas y vagolíticas en presencia de hipotensión, bradicardia o asistolia. 29,35

Especial atención se debe brindar a la sedación intraoperatoria que se da a los pacientes para ofrecer un estado agradable de sueño durante la estancia en el quirófano, pero que impide la comunicación verbal con el médico y por tanto dificulta el adecuado diagnóstico de la insuficiencia respiratoria que puede aparecer por por depresión. 37,39

Otro elemento a considerar, es la inadecuada apreciación que en general se tiene, durante la reanimación cardiopulmonar en pacientes que sufren paro cardiaco durante una anestesia espinal alta, de la interacción entre ésta y el bloqueo simpático existente. 37 El rápido aumento del retorno venoso mediante el uso de potentes agonistas alfa y apropiados cambios de posición pueden aumentar la perfusión de órganos vitales, acortar la duración del paro cardiaco y disminuir el daño neurológico. 37

4. Error humano por mala comunicación. La mala comunicación entre el personal que trabaja en los salones de operaciones es un problema común, que ocurre aproximadamente en 30 % de los intercambios verbales entre los miembros del equipo de trabajo y que puede poner en peligro la seguridad de los pacientes por aumento de la carga cognitiva, interrupción de la rutina de las actividades a realizar y aumento de la tensión en el quirófano. 40

Evidencias recientes sugieren que se producen complicaciones en enfermos hospitalizados con relativa frecuencia, donde la ineficiente e insuficiente comunicación entre los miembros del equipo de trabajo constituye un factor contribuyente. 40

Coroner, citado por Lingard y colaboradores 40 , planteó que las dificultades en la comunicación a todos los niveles en el hospital y que incluye la relación entre los médicos, los médicos con las enfermeras, las enfermaras entre si y éstas con los médicos, son la primera causa de errores, responsables de muerte en pacientes pediátricos.

Los patrones de comunicación en el quirófano varían entre los distintos grupos de trabajo y de caso a caso, pero la tensión durante la misma afecta negativamente los resultados administrativos, educativos y clínicos. 40 Estos problemas pueden ser el resultado de la no estandarización e integración entre los miembros del equipo, pues comúnmente no se discuten las cuestiones claves antes de cada caso y las decisiones se toman sin tener en cuenta la opinión de la mayor parte del grupo, por lo que la comunicación de las mismas provoca reacción y tensión. 40

Una solución potencial para este problema es adaptar el sistema de comunicación mediante una lista actualizada, que actualmente emplean las tripulaciones de aviación antes de realizar un viaje, donde se da información esencial para asegurar que todos los miembros del equipo posean los datos precisos y explícitos, de modo que las decisiones se tomen en común. 40

Se concluye que a pesar del importante decrecimiento de la mortalidad por causas anestésicas en los últimos años, el riesgo de paro cardiaco intraoperatorio derivado de errores humanos es un hecho, por lo que reconocer las principales causas que lo provocan es de obligatorio conocimiento para los profesionales de la especialidad con el propósito de disminuir su incidencia al máximo. Estos factores que influyen en la aparición de estos accidentes es fuente de estudio y experiencia. En nuestro país no existen informes al respecto.  

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Orser BA, Chen R, Yee DA. Medication errors in anesthetic practice: a survey of 687 practitioners. Canadian J Anesth 2001;48:139-146.
  2. Botney R. Improving patient safety in anesthesia: a succes history?. Int J RadiantOncol Biol Phys 2008;71(1 suppl):182-6.
  3. Reason J. Safety in the operating theatre. Part 2: Human error and organisational failure. Qual Saf Health Care 2005;14:56-60.
  4. Biboulet P, Aubas P, Dubourdieu J, Rubenovitch J, Capdevilla X, d´Athis F. Fatal and non fatal cardiac arrests related to anesthesia. Canadian J Anesth 2001;48: 326-332.
  5. Gordon PC, Llewellyn RL, James MF. Drug administration errors by South Africa anaesthetists-a survey. S Afr Med J 2006;96(7):630-2.
  6. López Lazo R, González Catá A. Particularidades del ejercicio de la anestesiología y reanimación. Rev. Cubana de Anestesiologia y Reanimación 2005; 4(2). En línea. Consultada 1 de junio del 2009. URL disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/scar/vol4/no2/scar05205.pdf
  7. Wheeler SJ, Wheeler DW. Medication errors in anaesthesia and critical care. Anaesthesia 2005;60(3):257-73
  8. Orser BA, Byrick R. Anesthesia-related medication error: time to take action. Canadian J Anesth 2004;51:756-760.
  9. Aheysekera A, Bergman LJ, Kluger MT, Short TG. Drug error in anesthetic practice: a review of 896 reports from Aistralian Incident Monitoring Study database. Anaesthesia 2005;60(3):220-7.
  10. Khan FA, Hoda MQ. Drug related critical incidents. Anaesthesia 2005;60(1):48-52.
  11. Irita K, Tsuzaki K, Sawa T, Sanuki M, Makita K, Kobayashi Y et al. Critial incidents due to drug administration error in the operating room: an analysis of 4 291 925 anesthetics over a 4 year period. Masui 2004;53(5):577-84.
  12. Hew CM, Cyna AM, Simmons SW. Avoiding inadvertent epidural injection of drugs intended for non-epidural use. Anaesth Intensive Care 2003;31(1):44-9.
  13. Simpson P, Popat M. Local Analgesic Drugs. En Simpson P, Popat M. Understanding Anesthesia . 4ed. Oxford: Butterworth Hinemann, 2002. pp. 374-83.
  14. Pollard J. Is local anesthetic overdose the most common cause of neuraxial cardiac arrest? Anesth Analg 2006;102:326.
  15. López Rabassa SI, Sarah López Lazo S, Diez Sánchez Y, González Rodríguez G, Vilaplana Santaló CA. El error médico en la práctica anestésica médica. A propósito de un caso. Rev Cubana de Anestesiologia y Reanimación 2007; 6(1). En línea. Consultada 1 de junio del 2009. URL disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/scar/vol6/no1/scar05107.pdf
  16. Miller MR, Robinson KA, Lubomski LH, Rinke ML, Pronovost PJ. Medication errors in paediatric care: a systematic review of epidemiology and an evaluation of evidence supporting reduction strategy recommendations. Qual Saf Health Care 2007;16:116-126.
  17. Irita K, Kawashima Y, Iwao Y, Seo N, Tsuzaki K, Morita K, et al. Annual mortality and morbidity in operating rooms during 2002 and summary of morbidity and moatality between 1999 and 2002 in Japan: a brief review. Masui 2004;53(3):320-35.
  18. Koczmara C, Jelincic V. Neuromuscular blocking agents: enhancing safety by reducing the risk of accidental administration. Dynamics 2007;18(1):28-32.
  19. Patermann B, Buzello S, Dück M, Paul M, Kampe S. Accidental tenfold overdose of propofol in a 6-month old infant undergoing elective craniosynostosis repair. Anaesthesia 2004;59(9):912-4.
  20. Braz LG, Módolo NS, do Nascimento P Jr, Bruschi BA, Castiglia YM, Ganem EM et al. Perioperative cardiac arrest: a study of 53 718 anaesthetics over 9 yr from a Brazilian teaching hospital. Br J Anaesth 2006;96(5):569-75.
  21. Newland MC, Ellis SJ, Lydiatt CA, Peters KR, Tinker JH, Romberger DJ et al. Anesthetic related cardiac arrest and its mortality: a report covering 72 959 anesthetics over 10 years from a US teaching hospital. Anesthesiology 2002;97(1):108-15.
  22. Cooper JB, Newhower RS, Kitz RJ. An analysis of major errors and equipment failures in anesthesia management: considerations for prevention and detection. Anesthesiology 1984;60(1):34-42
  23. Pottecher T, Tiret L, Desmonts JM, Hatton F, Bilaine J, Otteni JC. Cardiac arrest related to anesthesia: a prospective survey in France (1978-1982). Eur J Anaesthesiol 1984;1(4):305-18.
  24. Aubas S, Biboulet P, Daures JP, Cailar J. Incidence and etiology of cardiac arrest occuring during the peroperative period and in the recovery room. Aperopos of 102 468 anesthesia cases. Ann Fr Anesth Reanim 1991;10(5):436-42.
  25. Morray JP, Geiduschek JM, Ramamoorthy C, Haberkern CM, Hackel A,Caplan RA et al. Anesthesia-related cardiac arrest in children:initial findings of the Pediatric Perioperative Cardiac Arrest (POCA) Registry. Anesthesiology 2000;93(1):6-14.
  26. Gobbo Braz L, Braz JR, Módolo NS, do Nascimento P, Brushi BA, Raquel de Carvalho L. Perioperative cardiac arrest and its mortality in children. A 9 year survey in a Brazilian tertiary teaching hospital. Paediatr Anaesth 2006;16(8):860-6.
  27. Bhananker SM, Ramamoorthy C, Geiduschek JM, Posner KL, Domino KB, Haberkern CM et al. Anesthesia-related cardiac arrest in children:update from the Pediatric Perioperative Cardiac Arrest Registry Anesth Analg 2007;105(2):301-3.
  28. Le Borgne S, Robillart A, Zeisser M, Mangin M, Dupeyron JP. The association of continuous peridural anesthesia with general anesthesia. A propo of 2 accidents. Cah Anesthesiol 1991;39(3):171-4.
  29. Ke YC, Yi HD, Yang CP, Lee HK, Kno CP, Wong CS. Clipping of the appendix induced cardiac arrest during appendectomy under spinal anesthesia. Anaesthesiol Taiwan 2005;43(3):183-6.
  30. Geffin B, Shapiro L. Sinus bardycardia and asystole during spinal and epidural anesthesia: a report of 13 cases. Anaesthesia 1998;10(4):278-85.
  31. Chung CM, Kuo CH, Chen JJ, Chung HC. Cardiac arrest during spinal anesthesia: a report of two cases. Acta Anaesthesiol Taiwan 2006;44(1):55-8.
  32. Lovstad RZ, Granbus G, Hetland S. Bardycardia and asystole cardiac arrest during spinal anesthesia:a report of five cases. Acta Anaesthesiol Scand 2000;44(1):48-52.
  33. King HK, Wood L, Johnson C. Asystole during inadvertent high spinal anesthesia in a high risk patient without morbidity. Acta Anaesthesiol Sin 1999;37(3):155-8.
  34. Silva Costa-Gómez T, Montes A, Sánchez JC, Bermejo S, Escolano F. Cardiorespiratory arrest: a rare complication of subdural block. Rev Esp Anestesiol Rean 2002;49(2):108-11.
  35. Pan PH, Moore CH, Ross VH. Severe maternal bradycardia and asystole after combined spinal-epidural labor analgesia in a morbidly obese parturient. Anaesthesia 2004;16(6):461-4.
  36. Mascotto G, Casati A, Torri G. Unexpected cardiac arrest during epidural anesthesia. Minerva Anestesiol 1998;64(6):303-5.
  37. Caplan RA, Ward RJ, Posner K, Cheney FW. Unexpected cardiac arrest during spinal anesthesia: a closed claims analysis of predisposing factors. Anesthesiology 1988;68(1):5-11
  38. McConachie I. Vasovagal asystole during spinal anaesthesia. Anaesthesia 1991;46(4):281-2.
  39. Kopp SL, Horlocker TT, Warner ME, Hebl JR, Vachon CA, Schroeder DR et el. Cardiac arrest during neuraxial anesthesia:frecuency and predisposing factors associated with survival. Anesth Analg 2005;100(3):855-65.
  40. Lingard L, Espin S, Whyte S, Regehr G, Baker GR, Reznick R et al. Communication failures in the operating room:an observational classification of recurrent types and effects. Qual Saf Health Care 2004;13:330-34.

Ejemplo #2

AMC 2009 ene.-feb.; 13 (1)

La terapia homeopática y su aplicación en la Estomatología.

Dra. Elizabeth Puig Capote; Dra. Genné María Rodríguez Gutiérrez; Dra. Nerys Tan Suárez; Dra. Nelia Espeso Nápoles; Dr. Julio Barciela Calderón.

RESUMEN

Se realizó una revisión bibliográfica con el objetivo de profundizar los conocimientos sobre la terapia homeopática y su aplicación en la estomatología, describir los principios básicos en los que se sustenta esta doctrina, los principales medicamentos de uso estomatológico y sus indicaciones. La homeopatía es el arte de curar que se basa en los principios básicos de: similitud, remedio único y dosis infinitesimales. El medicamento homeopático no presenta los inconvenientes y contraindicaciones de muchos medicamentos alopáticos, modifica la predisposición del organismo hacia la producción de la enfermedad una vez que se logra la armonía de la energía vital. Los mismos se originan de sustancias naturales puras de los reinos de la naturaleza: animal, vegetal, mineral y de productos patológicos. Para su uso deben estar altamente diluidos y activados, lo que aumenta su capacidad curativa. Los más utilizados en nuestra especialidad son: aconitum napelus, arnica montana, belladonna, caléndula, hepar sulphur, silícea, hyperycum perforatum, nux vómica, phosphorus, natrum muriaticum entre otros.

Palabras clave: Homeopatía, estomatología, medicamentos, remedios homeopáticos

INTRODUCCIÓN

El desarrollo alcanzado en la estomatología ha dado lugar a la aparición de numerosas alternativas terapéuticas que podemos utilizar para el tratamiento de las afecciones bucodentales. Desde hace aproximadamente 200 años existe un método terapéutico integral que promueve una fármaco terapia con sustancias altamente diluidas y activadas denominado terapia homeopática. 1-3

El término homeopatía deriva del griego homoios (semejante) y pathos (enfermedad), se utiliza para designar este arte de curar a través de la administración al enfermo de aquel medicamento capaz de provocar en el individuo sano síntomas de la enfermedad dada. 4-7

El presente trabajo consiste en una revisión de la literatura actualizada con el objetivo de profundizar los conocimientos acerca de la terapia homeopática, así como describir los principios en los que se fundamenta esta doctrina, determinar los medicamentos más utilizados en el campo de la odontología y sus indicaciones fundamentales.

DESARROLLO

La homeopatía tiene como antecedente el postulado hipocrático: similla similibus curentur (tres siglos y medio antes de Cristo) donde se expresa la relación de analogía entre los síntomas del enfermo y la acción del medicamento, no obstante, poco caso se hizo de esta enseñanza hipocrática hasta que en 1790 cuando el médico alemán Samuel Cristhian Federico Hahnemann, por su propia observación descubrió como lo semejante cura a lo semejante y enunció la Ley de la similitud. 1-3

Hahnemann piensa en la necesidad de disminuir la dosis de los medicamentos para no agravar al enfermo y llegar hasta las dosis infinitesimales, con lo que se estimula la defensa del organismo contra la enfermedad, se elimina la reacción química de la droga, lo que otorga al medicamento una acción dinámica, física, y no química. Quedó entonces conformada la segunda ley de esta doctrina natural: dosis infinitesimales. 6-8

Como tercera ley o principio tenemos el uso del remedio único, que considera a la persona como un todo y parte de la premisa de la persona enferma en su totalidad, no sólo partes aisladas del cuerpo, ya que es un sistema orgánico que al desequilibrar su energía vital enferma, pues ella es la encargada de mantener nuestro cuerpo y mente en estado de salud. Esta energía disminuye conforme al avanzar en edad, por lo que no es la misma vitalidad la de un niño que la de un anciano. 9-11

El uso de la homeopatía en nuestro país se remonta al año 1846 y a principios del siglo XX se prohibe su ejercicio por influencia de los Estados Unidos. Resurge nuevamente en el año 1992, cuando se constituye el Grupo Nacional Juan Antigas. En la actualidad esta terapia se encuentra dentro de la carpeta metodológica y como parte de la estrategia de salud cubana, hoy en día se cuenta con aproximadamente 882 homeópatas que desarrollan un gran número de investigaciones. 11-14

En nuestra provincia la aplicación de la homeopatía se remonta al siglo XIX. Se destacaron por su labor el Dr. Juan Arteaga y Borreros, así como el Fraile Olallo José Valdés, médico cirujano empírico del antiguo hospital San Juan de Dios, entre otros. 15

El medicamento homeopático no presenta los inconvenientes y contraindicaciones de muchos medicamentos alopáticos de uso odontológico, a su vez evita el desarrollo de cepas resistentes y el empleo de antibióticos u otros medicamentos con sus reacciones secundarias .Además modifica la predisposición del organismo hacia la producción de la enfermedad una vez que logra la armonía de la energía vital. 15,17

Para obtener los medicamentos se utilizan sustancias naturales puras del reino vegetal (plantas silvestres, frutas), del animal (abejas, pulpos, hormigas) y del mineral (sílice, azufre, mercurio, plata) o de productos patológicos (pus, flujo, bacterias y cálculos). Actualmente el médico homeópata cuenta con un arsenal de dos mil remedios, todos radicalmente distintos entre sí, diluidos y dinamizados, debidamente transformados en un poder energético más allá de la ecuación molecular. En términos físicoquímicos se llega a superar el denominado número de Avogadro: 6,032 x 10 a la 23, que es el máximo de dilución posible de la materia, más allá del cual no se pueden hallar moléculas organizadas, de la mínima estructura de lo que fue la sustancia original y actúan como meros estimuladores de la fuerza vital a la que hacen reaccionar debidamente. Es la misma naturaleza la que se encarga de hacer retornar al organismo al estado de salud. 10-12

Otro requisito importante que deben cumplir es la dinamización o potenciación, que se realiza para lograr una mayor dispersión de este, lo cual concede a la solución un mayor poder, eficacia y aumenta su capacidad curativa. Con cada serie de más menos 10 golpes, el líquido se carga de energía, que se vuelve acumulable a lo largo del tratamiento. 18-21

Los medicamentos homeopáticos se indican según la potencia con que son elaborados, las potencias bajas se usan en enfermedades agudas y locales, las medianas se emplean en enfermedades crónicas y en el dolor; y las altas en manifestaciones locales, generales y psíquicas y tienen afinidad por el sistema nervioso. 11,22

Durante el tratamiento se pueden presentar síntomas exonerativos como: ligera cefalea, diarrea, rash cutáneo, sudoraciones o exacerbación de los síntomas de la enfermedad, que transcurrirán en horas sin interferirlos. Esta reacción constituye la agravación homeopática descrita por Hahnemann y cuando ocurre no debe ser causa de ningún temor porque significan un buen pronóstico, ya que la curación se verifica de adentro hacia fuera, de los planos más profundos a los superficiales, de lo mental a lo somático, de lo espiritual a lo corporal. Por lo tanto, si estas circunstancias aparecen durante el tratamiento, más que temerlas, debemos comprenderlas y alegrarnos, ya que son índices de una exitosa evolución e indican que la fuerza vital se ha puesto en marcha, reaccionando positivamente al estímulo del medicamento administrado y conllevan automáticamente una notable mejoría de los síntomas, del estado de ánimo, bienestar general y voluntad de vivir .Es un proceso inducido por la misma fuerza vital que ya se encuentra en camino positivo de exonerar, eliminar el morbo que la estuvo afligiendo en una forma crónica. 23-25

Los campos de acción de la medicina homeopática están relacionados con el tratamiento de las afecciones agudas y crónicas, la prevención y los primeros auxilios. En los procesos agudos se impone interrogar al paciente para obtener información directa acerca de las manifestaciones clínicas que presenta al acudir a los especialistas, pero estos signos y síntomas son modalizados y se busca su correspondencia con la materia médica, para poder prescribir el fármaco oportuno. Conviene instruir al odontólogo acerca de la indicación de medicamentos, a fin de que pueda indicarlos en los trastornos patológicos bucodentales de urgencia.

Remedios homeopáticos que se utilizan frecuentemente: 26-28

Aconitum napellus . Reino vegetal. El más importante remedio en la ansiedad, relacionada con el miedo al estomatológo. También en la hipertensión arterial cuando está relacionado con el citado miedo. En las odontalgias, cuando el dolor es irradiado y se agrava por el frío y por un susto. Muy característico el miedo a la muerte y a las multitudes y las agravaciones por el frío.

Argentun nitricum. Reino vegetal. Medicamento útil en la fobia al estomatólogo. Pacientes ansiosos, hiperactivos, impacientes, tienen trastornos por anticipación, son aquellas personas que el día de ir a la consulta presentan diarreas o vómitos, olvidan lo que van a hacer, tienen miedo a la muerte, a andar por la calle.

Arnica montana . Reino vegetal. Es el más importante medicamento para la prevención y tratamiento de las contusiones, hematomas y hemorragias. Está indicado antes de la cirugía bucal y en traumatismos tanto de tejidos duros como blandos.

Arsenicum album . Reino mineral. Se usa en algunos casos de ansiedad por temor al dentista. Indicado en tumores malignos, pénfigos, pulpitis, halitosis, síndrome de ardor bucal, liquen plano, glositis romboidal media y xerostomía. Extrema ansiedad respecto a su enfermedad, individuo muy meticuloso, dolores ardorosos. Agrava en la media noche. Labios secos y agrietados. Lo caracteriza la ansiedad con agitación, miedo a la muerte, a la soledad, muy escrupuloso, muy friolento y ardor de piel y mucosa.

Belladonna. Reino vegetal. Útil en etapas tempranas de los abscesos. Útil en la odontalgia, cuando el dolor es pulsátil. Lengua roja en los bordes. Lengua de frambuesa, hinchada y dolorosa. Rechinan los dientes. Cara roja y caliente, con excitación nerviosa. Se agrava con el tacto, en la tarde, masticación y acostado, lateralidad derecha. Lo caracteriza la excitación mental, tendencia al delirio, furiosa (morder, rasgar) y delirio sexual (canta, baila, exhibe genitales)

Borax . Reino mineral. Extrema ansiedad, especialmente al movimiento dirigido hacia abajo, mecerse. Se asusta fácilmente, muy sensible a los ruidos súbitos, se agrava después de las reglas, de mucha utilidad en niños. Boca caliente y sensible, úlceras que sangran al mínimo contacto. Sabor amargo.

Chamomilla. Reino vegetal. Es el primer remedio en quien pensamos en los trastornos de la dentición. Indicado en algunos casos de miedo al dentista. Útil en las odontalgias cuando hay dolor insoportable que puede irradiar al oído. Se agrava de noche y con el calor, durante y después de las comidas, bebiendo café, generalmente mejora con el calor, pero la odontalgia la mejora el agua fría. Lado izquierdo. Niños extremadamente desagradables, caprichosos, que tocan todas las cosas en la consulta, no quiere que lo miren ni lo toquen, mejoran cuando lo balancean, los adultos son también muy sensibles, nerviosos. Peor por la cólera. El dolor es insoportable con sensación de entumecimiento, desproporcionado a la causa.

Coffea cruda. Reino vegetal. Útil en algunos casos de ansiedad o miedo al dentista, y en las odontalgias cuando presenta dolor intermitente y punzante. Se alivia con el agua fría, pero cuando se calienta en la boca se agrava. Insomnio causado por el dolor. Paciente muy sensible a los ruidos, por lo que la música le puede agravar, la intolerancia al dolor lo lleva a la desesperación

Hepar sulphur . Reino mineral. Es considerado el remedio más importante para los abscesos y las pericoronaritis, persona indolente, irritable, muy sensible al frío. Se utiliza cuando el absceso está fluctuante. Se conoce como el bisturí homeopático. Se debe utilizar a bajas potencias, a estas potencias el medicamento facilita la supuración. Lo caracteriza la hipersensibilidad, irritable y violento.

Hypericum perforatum . Reino vegetal. Remedio muy útil para las lesiones de los nervios y terminaciones nerviosas. El excesivo dolor es un síntoma guía para su uso. Mejora el dolor después de las operaciones Controla el dolor de traumatismo de los nervios. Promueve la regeneración de los nervios. Útil en las odontalgias, contusiones, control del dolor.

Mercurius solubilis . Reino mineral. Es un remedio para los abscesos, pericoronaritis, pulpitis, gingivitis crónica, periodontitis, halitosis, GUNA y sialorrea. Útil en la odontalgia cuando el dolor es pulsante que agrava de noche, mejora frotando suave la cara. Se caracteriza por ser muy destructivo, disfruta el dolor ajeno, ansioso, peleador, apresurado. En boca es característico: encías edematosas, sangran al menor estímulo, movilidad dentaria, salivación aumentada, espesa, filante; lengua edematosa, dentada; halitosis; ulceraciones, lengua blanca, necesidad constante de tragar saliva, sabor metálico.

Nitricum acidum . Reino mineral. Ulceras en paladar blando, con dolores agudos como astillas de madera clavada, salivación abundante y aliento pútrido. Lengua limpia, roja y húmeda con centro saburral. Fisuras y ulceraciones en comisuras labiales, úlceras de bordes irregulares que sangran al mínimo roce. Dolores punzantes que mejoran con el calor local.

Nux vomica . Reino vegetal. Útil en algunos casos de migrañas, xerostomía, mal gusto, halitosis. Indicado en las aftas bucales, alveolitis sobre todo cuando se le administró durante la exodoncia mucha anestesia. Odontalgia, peor con cosas frías. Se caracteriza por lo irritable, colérico, hipersensible, discutidor, agresivo, celoso, mal humorado, trastornos por ira, por intoxicación alimentaría o medicamentosa extremadamente coléricos, gustan mucho de fumar, tomar bebidas alcohólicas. Agrava en la mañana, después de comer, al tacto, especies, al frío. Mejora al anochecer, con el reposo, presión fuerte.

Phosphorus. Reino mineral. El remedio para la hemorragia, útil en las gingivorragias, síndrome de ardor bucal. Hemorragia después de una extracción o tratamiento quirúrgico bucal. Encías hinchadas que sangran fácilmente, ulceradas. Lengua seca, lisa, roja, o blanca. Persona muy sociable, cariñosa, sentimental, habladora, se interesa por muchas cosas, alterna la depresión con la excitación, miedoso, fundamentalmente a las tormentas, a la soledad. Lateralidad derecha. Deseos de alimentos y bebidas frías, come mucho a todas horas, gusta mucho de sal. Lo caracteriza además la ansiedad y el ardor.

Silicea . Reino mineral. Medicamento muy útil para las fístulas, en los tratamientos de endodoncia, y para la expulsión de cuerpo extraño y un secuestro óseo pos extracción. Hay que tener precaución en los pacientes que tengan implantes óseos o implantes dentarios. Pacientes débiles, delgados, tímido, inseguro, dificultad para concentrarse, falta de confianza en sí mismo propenso a adenopatías cervicales, a las infecciones, agravan con el frío y corrientes de aires, mejoran en el verano. Sudan mucho, principalmente la cabeza y los pies. Niño delgado con vientre abultado, tardío en la dentición y cierre de las fontanelas, caries abundantes.

Durante 1995 y 1996 en Cuba se realizó un estudio en municipios de la capital donde 840 pacientes, entre ellos niños, con afecciones bucales e intervenciones quirúrgicas, se trataron con medicamentos homeopáticos y se hizo una comparación con los tratamientos convencionales. La investigación dio como resultado que los pacientes en los que se aplicó la homeopatía se recuperaron en un plazo más corto y no registraron reacciones adversas. Particularmente los cardiópatas, hipertensos y alérgicos se favorecieron por este método no invasivo, que tuvo gran aceptación en la población, además resultó ser menos costoso que la terapia convencional. 29

En nuestra provincia se han llevado a cabo numerosas investigaciones cuyos resultados demuestran la eficacia de la terapia homeopática en el campo de la estomatología. A pesar de que no se considera una panacea, constituye una terapia holística que reactiva la energía vital, estimula la homeostasis y procesos naturales de curación y constituye una tendencia creciente en pro del equilibrio natural y los procedimientos sencillos. 30-32

CONCLUSIONES

La terapia homeopática encuentra en la odontología un amplio campo de aplicación, una vez seleccionado el medicamento, paciente a paciente, bien indicado y preparado. La acción de la homeopatía va dirigida a estimular la energía vital del individuo.

La acción homeopática se basa en los principios básicos: similitud, remedio único y dosis infinitesimales.

Las agravaciones homeopáticas indicaron el camino hacia la curación.

Las afecciones bucales más frecuentes donde se indican medicamentos homeopáticos son: miedo o fobia al estomatólogo, aftas bucales, hemorragias, alveolitis, hiperestesia dentinaria, odontalgias, fístulas, gingivitis, periodontitis, halitosis, abscesos, pericoronaritis, entre otras.

Los medicamentos homeopáticos más usados en estomatología son el aconitum, el árnica, la belladonna, la caléndula, el hepar sulphur, la silícea, el hyperycum perforatum, el nux vómica y el phosphorus entre otros.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Kramer F. Homeopatía en odontología. Tratamiento pre y postoperatorio quirúrgico. Disponible en: http://www.odontologíaholística.org.ven/homeopatía.html
  2. Vijnovsky B. Síntomas claves de la materia médica homeopática en el repertorio de Kent. Buenos Aires: Editorial Albatros; 1974. p. 30-40, 78-81, 149-54.
  3. Homeopatía. Rev Cubana Med Gen Integr 1999; 15 (5): 587-90.
  4. Duarte D. Compendio terapéutico homeopático - Medicacao dinámica.1ª ed. Sao Paulo: Livraria Santos Editora;1998. p. 1-2.
  5. Hahnemann S. Organón de la medicina. Buenos Aires: Editorial Albatros; 1991.
  6. Carval GD. Homeopatía, otra modalidad terapéutica para la cirugía odontológica. Brasil. Consejo Regional de Odontología; 1998. p. 560-2.
  7. Las terapias de orden biológico. Homeopatía y naturopatía [en línea] [fecha de acceso 28 de agosto de 2004] URL disponible en: http://members.fortunecity.com/kinast/id45.htm
  8. Riberón Garrote M. La Homeopatía como estrategia terapéutica. Resumen 2001; 14(1): 5, 9.
  9. Ferrara J. La homeopatía [en línea] [fecha de acceso 21 de agosto de 2005], URL disponible en http://www.eternidad2.com/LA%2 medicina%20homeopatica.htm
  10. Barciela Calderón J. Eficacia del tratamiento acupuntural y homeopático en la parálisis facial periférica [trabajo para optar por el título de máster en Medicina Natural y Tradicional] 1999. Instituto Superior de Ciencias Médicas. Carlos J. Finlay: Camagüey.
  11. Homeopatía [en línea][fecha de acceso 2 de septiembre de 2004]. URL disponible en: http://www.odontologiaholística.org.ve/homeopatía.html#homeop.-en-odont
  12. Odontología homeopática [en línea] [fecha de acceso 10 de septiembre de 2004]. URL disponible en: http://www.odontohomeosite.com.ar/prensa-clarin1.html
  13. La Homeopatía terapéutica atractiva. Boletín alerta informática CITMA 1999; 2(1):1.
  14. Mari de la Fuente FJ. Apuntes de homeopatía y terapias afines. Buenos Aires: Editorial Albatros; 2000.p.120.
  15. López Argilagos F, Castro Cháves R. Homeopatía en estomatología [en línea] 1997[fecha de acceso 4 de junio de 2004] URL disponible en: http://www.cmw.sld.cu/medidoc/homeo/index.htm
  16. Peña Makeira AR. Eficacia del tratamiento homeopático en la fase aguda de la estomatitis aftosa recurrente [trabajo para optar por el título de especialista de primer grado en periodontología] 2002.Instituto Superior de Ciencias Médicas Carlos J. Finlay: Camagüey.
  17. Pérez Díaz M. Eficacia de la terapia homeopática en los procedimientos quirúrgicos de la atención primaria en Periodoncia [trabajo para optar por el título de especialista de I Grado en Estomatología General Integral]. 2003. Clínica Estomatológica Docente Provincial Ismael Clark y Mascaró: Camagüey.
  18. Voltueña Borque O. Sobre la Homeopatía. Atención primaria [en línea] 1997[fecha de acceso 16 de mayo de 2004]. URL disponible en:
    http://db.dayama.es/cgi-bin/wdbcgi.exe/doyma/mrevista.fulltext?pident=14533
  19. Farmacia homeopática. Recomendaciones para el uso de medicamentos homeopáticos. Ciudad de La Habana: Centro de Referencia Nacional de Homeopatía; 1999.
  20. Nasbona I. La Homeopatía y la atención primaria.FMC [en línea] [fecha de acceso 16 de mayo de 2004] URL disponible en:
    http://db.dayama.es/cgi-bin/wdbcgi.exe/doyma/mrevista.fulltext?pident=6396
  21. Ballester Sanz A, Sanz Francob MI, Salan Gran E. Homeopatía. Fundamento científico. FMC [en línea] [fecha de acceso 16 de mayo de 2004] URL disponible en:
    http://db.dayama.es/cgi-bin/wdbcgi.exe/doyma/mrevista.fulltext?pident=6397
  22. Homeopatía capacitación [en línea] [fecha de acceso 15 de agosto de 2005]. URL disponible en: http://www.amha.com.ar/capacitaciónprofcont/homeopatíacirugía.htm
  23. Lathoud H. Materia médica homeopática. Buenos Aires: Editorial Albatros; 1998.p. 10-7, 100-1, 326-30, 421-2.
  24. Draiman M. Agravación Homeopática [en línea] [fecha de acceso 15 de septiembre de 2005].URL disponible en: http://www.holistica2000.com.ar/Homeocolumna/.htm
  25. Inglada Mulet M. Introducción a los fundamentos de la homeopatía [en línea] [fecha de acceso 15 de septiembre de 2005].URL disponible en: http://personal.redesth.es/curare
  26. Palsule SG. Odontología y Homeopatía.1 ed. Nueva Delhi: B.Jain Publisher (P) Ltd.1997.p.12.
  27. Faingold R.Homeopatía en pediatría [en línea] 2003 [fecha de acceso 12 de agosto de 2005] .URL disponible en: http://www.amha.org.ar/
  28. Botiquín homeopático [en línea] 2003 [fecha de acceso 24 de junio de 2004]. URL disponible en: http://www.infonegocio.com/lgp/homeopatía06.htm
  29. Núñez Betancourt A. Gotas de ciencia. Homeopatía en Estomatología. Granma 1998 julio 3.
  30. González Rodríguez E, Barciela Calderón J, Rivacoba Novoa E. Eficacia del tratamiento homeopático en la periodontitis simple. Archiv Med Camagüey 2002; 6 (supl3):3.
  31. Barciela Calderón J, Cabrera Carballo N, Torres Rasés M, Barrios Rodríguez MA. Eficacia del tratamiento homeopático en la neuralgia trigeminal. Archiv Med Camagüey 2002; 6(supl3):12.
  32. Tan Suárez N, Hidalgo García C, Tan Suárez N, Rodríguez Gutiérrez G, Mulet García M. Eficacia de la terapia homeopática en la alveolitis dental. Archiv Med Camaguey 2007; 11(supl2):8.
Anexo 7. Ejemplos de Temas de actualidad   ...Atrás

Revista de Ciencias Médicas La Habana 2008; 14 (1)

Longevidad satisfactoria: reto inaplazable para los cubanos.

Lic. María Mayda Oliva Martínez.

RESUMEN
 
Se hizo un análisis de un tema de actualidad, partiendo de los anuarios estadísticos que reflejan datos de salud poblacional, se trataron algunos factores sociales que han hecho posible el aumento de la esperanza de vida al nacer y por  lo tanto el envejecimiento de la población cubana en los últimos 20 años. Para ello se utilizaron las  bases de datos de Infomed, Google, MEDLINE y textos de Medicina General Integral del 2001, la prensa nacional escrita que trató este aspecto en el año 2006  y otros libros de interés. Se introdujeron y consideraron términos como la longevidad satisfactoria , a lo que aspira la sociedad cubana actual, y se debatieron los cambios sociales ocurridos en el país a raíz del triunfo revolucionario hasta la actualidad y su incidencia en el tema que se debate que es el envejecimiento poblacional.

Descriptores DeCS: ENVEJECIMIENTO DE LA POBLACIÓN; LONGEVIDAD 

INTRODUCCIÓN

FENÓMENO DEL ENVEJECIMIENTO POBLACIONAL EN  CUBA EN LOS ÚLTIMOS 20 AÑOS

 El fenómeno del envejecimiento poblacional acompañado de una disminución gradual de la natalidad, constituyen preocupaciones de la sociedad cubana actual. La esperanza de vida al nacer está aproximadamente alrededor de los 77 años y se observado en la nación un sostenido crecimiento de las personas de 60 años y más, que ya representan un 16%  de la población total y que se prevé que llegará al 26% en el 2025.1

Se observa el  comportamiento de la ancianidad  desde el año 1985 al 2005  y se tiene que:

POBLACIÓN  DE 60 AÑOS Y MÁS (%)

AÑO

1985

1990

1995

2000

2003

2004

2005

CUBA

11.3

12.1

12.7

14.3

15.0

15.4

15.8

La población de adultos mayores en Cuba la integran alrededor de 1,8 millones de personas, teniendo esto una tendencia progresiva para los próximos años. Se espera que si para el 2050 no se ha revertido esta  situación, que está unida al decrecimiento de la natalidad, estaremos entre los 11 países más envejecidos del mundo. Esta situación debe  ser observada, pues las estadísticas prevén que en 2019 arribarán menos personas a la edad laboral en comparación  con las que se jubilarán y existirá un sustantivo gasto en la Seguridad Social, haciéndose una necesidad, hacer cambios y diseñar estrategias de salud que deben potenciar ciencias como la gerontología y la geriatría para una población de gran peso en el país. Además de crearse los hogares de ancianos, casas de abuelos, comedores para jubilados y otros sitios de esparcimiento para el anciano que serán necesidades sociales que el Estado debe enfrentar con una relativa inmediatez y para lo que el país debe prepararse. 1

Se hace necesario analizar qué factores sociales han influido en Cuba para que exista un aumento en el envejecimiento de la población, lo que representa un desafío social a la que el país debe enfrentarse con gran inmediatez, ya que constituye una preocupación a los decisores involucrados en la calidad de vida ciudadana.

DESARROLLO

En las últimas cuatro décadas los indicadores de salud de la población cubana han mostrado una mejoría gradual y constante, hasta alcanzar los niveles actuales que sitúan a Cuba a la vanguardia del tercer mundo, e incluso puede comparar sus resultados con naciones del más alto nivel de desarrollo económico, lo cual ha sido posible porque nuestro programa de salud es parte esencial de la política social, y ha contribuido a los logros en el desarrollo humano y la equidad. Entre sus componentes se destacan de manera especial una concepción de salud vinculada con todos los aspectos de la vida humana, y el acceso universal a adecuados servicios de salud caracterizados por la atención priorizada a través de programas específicos, entre los que se destaca, la atención a la mujer, a la infancia y a la tercera edad, entre otros 2 .

INDICADORES DEMOGRÁFICOS

 En relación con los indicadores demográficos se muestra como aspecto relevante una reducción de la fecundidad, de la tasa anual de crecimiento de la población, de la mortalidad infantil y un incremento de la esperanza de vida al nacer. Estos avances en el desarrollo socioeconómico influyen en los cambios poblacionales, determinados por variables demográficas de mortalidad, fecundidad y migraciones.
La fecundidad, por ejemplo, es el componente de cambio poblacional que más incide en el tamaño y estructura por edades de una población, constituye el aspecto real del desarrollo de una población, basado en el número de nacimientos vivos que se producen 2 .
El descenso de la natalidad es un pronóstico demográfico cumplido para la población cubana actual desde que Cuba inició la transición demográfica, lo que repercutirá, según los expertos, en la salud y la economía en los próximos años.
Si se analizara una cultura  latinoamericana en términos de una natalidad y un envejecimiento con alta calidad de vida, podríamos observar que Cuba marcha a la vanguardia  en la solución de los problemas sociales al respecto y que, incluso dentro del país, a pesar de todos los esfuerzos realizados por la Revolución Cubana en  igualar las condiciones de vida del campo y la ciudad, todavía el Programa Nacional de Atención Materno Infantil (PAMI) demuestra cifras con diferencia sustancial con respecto a tasas de fecundidad y natalidad .

Los cambios sociales que se observan en Cuba desde el 1959 hasta la fecha tienen en su haber gran parte de la respuesta a las interrogantes que en este sentido se pueden  tener 1 .

¿POR QUÉ SE HA PRODUCIDO ESTE ENVEJECIMIENTO DE LA POBLACIÓN CUBANA?

CAMBIOS EN LA CONDUCTA DE GÉNERO DE LA SOCIEDAD

Los grandes cambios sociales han hecho de las féminas cubanas, una mujer más emancipada en el plano personal, laboral y social, que la existente antes del triunfo revolucionario y que puede llevar a cabo una maternidad responsable, donde  cada familia tiene en sus manos el control de la natalidad familiar. Las responsabilidades sociales han limitado a las mujeres en no contraer compromisos con una fecundidad numerosa. La Salud Pública ha trabajado en los programas de reproducción y estos han sido asimilados por las familias. La mujer vive de su trabajo y no depende en este sentido de su compañero, lo que le ha dado gran independencia social a ella y esto ha repercutido en los cambios observados en la natalidad del país.

PROGRAMAS DE SALUD PÚBLICA

Las enfermedades infecciosas no son las mayores causas de muerte prematura en Cuba; la calidad de vida del anciano ha mejorado debido a los programas sociales, en particular los de la Salud Pública, al controlar gran cantidad de enfermedades infecciosas, principalmente por inmunizaciones. Se han realizado grandes campañas de vacunación a la población que han erradicado enfermedades como el tétanos y otras que cobraban gran cantidad de vidas jóvenes sin llegar a la adultez.

Las enfermedades crónicas no transmisibles y sus factores de riesgo son también  controlados  y aumentan  así la esperanza de vida al nacer.

La capacitación brindada a la población de formas diferentes han hecho que el individuo viva con mayor calidad de vida; así los medios de difusión han contribuido  a que el pueblo conozca medidas higiénicas y nutricionales que ayudan en este propósito. Un pueblo más culto tiene estilos de vidas más saludables y responsables. La Educación para la Salud ha tomado un auge nunca antes conocido en el país y ha usado disímiles métodos para llegar a toda la comunidad.
El Centro Iberoamericano para la Tercera Edad (CITED) fue fundado en Cuba el 7 de mayo de 1992, durante las actividades del Primer Congreso Centroamericano y del Caribe de Gerontología y Geriatría, por el Presidente Cubano Dr. Fidel Castro Ruz, quien expresó en el acto inaugural: ..." Lo más humano que pueda hacer la sociedad es ocuparse de los ancianos". 3

El CITED  ha desarrollado desde su fundación un trabajo asistencial ascendente,  brindando atención geriátrica terciara a pacientes de Cuba y otros países. La necesidad de un salto cualitativo en la atención al anciano y el desarrollo de las investigaciones han proporcionado la aceptación y demanda de  cursos y entrenamientos impartidos en la institución. Este trabajo docente de nivel nacional e internacional ha abarcado una amplia variedad de temas de interés dentro del envejecimiento, tratando de cubrir y a la vez ampliar las necesidades de conocimientos sociales, económicos, ecológicos, psicológicos y biológicos que conlleva el manejo multidimensional y multidisciplinario del tema 3.

Si además, se añade que los nuevos conceptos gerontológicos exhiben gran participación de la familia y la comunidad y se dejan fuera los antiguos patrones de institucionalización para ser usada cuando sea necesaria,  se llega a la conclusión de que no existen suficientes recursos humanos que garanticen esta atención y que el Estado por sí solo no puede hacerse cargo de este incremento.
La favorable estructura sociopolítica en el país constituye un potencial de ayuda para acondicionar todas estas premisas en un nuevo programa, que además de contemplar todo lo anterior fuera capaz de asegurar la participación activa de la familia, la comunidad y las organizaciones políticas y no gubernamentales en un trabajo colectivo donde el protagonista principal fuera el adulto mayor.
Este programa, además de ofrecer aglutinación en favor del adulto mayor será aplicable en todos los niveles de atención, que incluyen no sólo salud, sino seguridad social, deportes, cultura, legislación otros 3 .

El Programa Integral de Atención al Adulto Mayor consta de tres subprogramas que se describen a continuación:

Con el incremento de la esperanza de vida, han aumentado la incidencia y prevalencia de enfermedades que aparecen en edades avanzadas, lo que unido a la revolución demográfica del mundo occidental, con un crecimiento explosivo de la población mayor de 65 años, hace que las dimensiones del problema se tornen “epidémicas” en la primera mitad del siglo XXI 4 .

Las últimas décadas del II Milenio fueron testigos de espectaculares avances en todas las esferas del saber científico y muy en particular en la esfera de la Salud Humana donde la conservación y prolongación de la existencia, desafortunadamente sólo en países con buenos o aceptables niveles de salud, llegó a una expectativa de vida promedio que se mueve en el entorno avanzado de la octava década de vida. Cada vez un mayor número de personas vive más allá de los ochenta años, y, en muchos casos, con vitalidad y productividad sorprendentes 3 .

Es evidente que ello presupone importantes cambios, tanto conceptuales como operacionales, en las estrategias sanitarias de estos países.

PROGRAMAS SOCIALES

El fenómeno social de cualquier país influye de manera primordial en cuestiones de importancia como es el envejecimiento poblacional, la seguridad social, el reemplazo laboral, la natalidad y otros factores demográficos que marcan las pautas del desarrollo de ese país 3 .

En la última década donde algunos países latinoamericanos han realizado y pretenden otros, realizar grandes cambios sociales sobre todo en la salud y la educación, se verán cambios sustanciales en estos factores demográficos y se podrá reafirmar lo antes expuesto.
Uno de los factores más importantes a tener en cuenta es el referente al acceso a los sistemas de relaciones interpersonales y que en la literatura autorizada se definen como redes de apoyo social. Es este un concepto que, aunque sumamente complejo desde lo conceptual y metodológico, desde lo empírico ha resultado ser sumamente útil en la práctica de la Psicología de la Salud.

Numerosos autores coinciden en sugerir los favorables efectos que sobre la salud y el bienestar, así como en la disminución de la vulnerabilidad a enfermar, ejercen las redes de apoyo social de las personas en general, muy en particular en estadios sensibles del ciclo vital como la niñez, en que no se ha alcanzado la madurez y validismo deseados, o como en la senectud en que supuestamente el adulto mayor depende más de los otros, dado el declinar de sus habilidades y al lógico riesgo cronológico de haber vivido más años y, en consecuencia, haber pasado por un mayor número de eventos estresantes como pérdidas de relaciones importantes, enfermedades crónicas o limitantes, o haber sido impactados por eventos tan significativos como la viudez o la jubilación que le privan de importantes fuentes de gratificación interpersonal 3 .

En función de que el proceso de Apoyo Social ha sido concebido como uno de “dar y recibir”, en el que lo característico es una especie de “transacción” entre las personas en que al ofrecer algo en las relaciones humanas también se recibe algo (y ese algo puede ser afecto, ayuda material, guía, consejo, validación de la identidad, etc.) algunos autores ven el proceso en la Tercera Edad quizás desde una óptica pesimista, como una especie de asimetría en las redes de apoyo social del adulto mayor pues es mucho más lo que, en apariencia, este necesita y demanda que lo que realmente puede ofrecer. Cuando así sucede el adulto mayor es plenamente consciente de ello y puede socavar su salud subjetiva cuando los intentos de los demás por favorecer su bienestar ,aunque positivos en su intención, impactan negativamente y contribuyen a sentimientos de minusvalía, al sentir que no puede reciprocar lo que recibe o demanda de los demás. Esto incrementa los riesgos sanitarios y en alguna literatura ha sido definido como “apoyo social negativo”.

En la medida que la persona se adentra en estadios avanzados del Ciclo Vital, tiende también a cambiar el tipo de apoyo social que recibe. Es mucho más frecuente que al Adulto Mayor se le incremente la ayuda práctica, instrumental, y disminuya la ayuda emocional, de corte subjetivo, vivencial, que tiende a validarlo y reforzar su identidad 3 .
Así mismo, muchos de los eventos “normativamente” estresantes, esperados en la Tercera Edad implican un importante costo en cuanto a merma de las relaciones interpersonales: la muerte o relocalización geográfica de amistades; la disminución de la propia capacidad y energía necesaria para la movilidad, tanto para cultivar y mantener redes de relaciones interpersonales previamente existentes como para fomentar y propiciar otras nuevas; la jubilación que no sólo restringe el número de contactos con otras personas significativas sino que a veces conduce a la pérdida de roles y status alcanzados durante toda una vida con su consecuente daño al amor propio; y la viudez con la pérdida física irreparable de la persona con quien se convivió -¡en las buenas y en las malas! durante varias décadas, con quien se construyó un proyecto de vida común, se creó familia y se tuvo descendencia 3 .

Todos estos eventos conducen a una de las más agresivas situaciones para cualquier ser humano, se acreciente tal vez más, para el adulto mayor: la vivencia de soledad. Con ella aparecen una serie de manifestaciones de pobre salud psíquica traducidas en amargura, resentimiento, apatía, desesperanza, etc. que se vuelcan sobre los potenciales proveedores de apoyo social quienes percibirán a estas personas como refunfuñonas y “poco deseables” y en consecuencia se alejarán. Esto compromete, por una u otra razón, la salud física, al reducir tanto sus posibilidades de una mayor longevidad como al deteriorar su calidad de existencia. 

Sin embargo, existen personas que, a pesar del efecto no deseado que pudieran tener sobre ellas, saben asimilar los cambios en la vida como oportunidades y desafíos más que como pérdidas y amenazas. Piense solamente en el contexto cubano en que a muchos adultos mayores repletos de vitalidad les gusta decir “estoy jubilado, ¡pero no retirado!”, con lo que expresan que a pesar del cambio de roles en su existencia, su postura ante la vida sigue siendo activa y constructiva.

Algunos estudiosos de la tercera edad se quejan, no sin razón, de que la sociedad presta gran atención a la preparación del individuo para su inserción en el mundo profesional y laboral, a través de la educación y otros programas de formación, pero se descuida totalmente y no se ofrece apenas preparación alguna para el tránsito de la vida laboral a la jubilación 1 .

La preparación para la jubilación es un programa que ha de comenzar no unos meses previos a este acontecimiento, sino mucho antes, de manera continuada. Ha de estar encaminado a prevenir sus efectos negativos y a permitir que el sujeto pase del plano productivo al creativo para mantener su sentimiento de identidad, su autoestima y readecuar su proyecto de vida a la nueva coyuntura.

En el plano social, el proyecto ha de contemplar acciones dirigidas a contrarrestar los mitos y visiones negativas sobre la vejez como etapa improductiva, etc.; y crear las condiciones para que el jubilado pueda participar en diversas actividades, accesibles a su posibilidad financiera y a  sus gustos e intereses 3 .

En el plano individual, se brindará información real en cuanto a las características de esta etapa, sobre cómo y cubrir los principales problemas: empleo del tiempo libre, disminución de los roles, reestructuración de la red de amistades, etc.
Ha de quedar bien claro las posibilidades de desarrollo intelectual y los nuevos intereses en esta etapa, pues la jubilación puede y debe ser una etapa productiva de la vida, si hay una preparación adecuada para ello.

En este sentido el contexto social cubano, complejo en su convivencia multigeneracional, sería difícil de concebir sin los abuelos, que se convierten en verdadero soporte del hogar para que las más jóvenes generaciones puedan desempeñar roles socialmente importantes, al asumir múltiples responsabilidades hogareñas que garantizan el bienestar de la más importante célula de la sociedad: la familia, ¿no son estas personas más proveedoras que receptoras de apoyo social? 3

Como resulta lógico, estas personas rara vez son presas de la soledad -¡tienen poco tiempo y oportunidades para ello!- y cuando así ocurre esta se traduce en una tristeza legítima y no en amargura y resentimientos hacia los demás. Es coherente entonces pensar que, lejos de alejar a los otros y agudizar así su soledad, estas personas logran naturalmente atraer a sus seres significativos que lejos de rechazarlos disfrutan de su cercanía, y tratan de contribuir a su bienestar.

Por supuesto, no quiere decir que estas personas no necesiten a su vez de cuidados y atenciones para atenuar las limitaciones propias de la edad y del estado físico del adulto mayor concreto, pero lo recomendable es que este apoyo no sea excesivo, que anule o elimine el potencial de validismo de estas personas, sino que los incentive a hacer tanto como les sea posible en aras de su autonomía, sin que ello signifique hacerlos sentir abandonados a sus propias posibilidades.

Es por ello que el tipo de apoyo que reciban estas personas no sólo debe tener una connotación de apoyo material o instrumental de la existencia, sino que debe tener una importante carga afectiva y de validación de la individualidad del adulto mayor 8 , a la par que se le reconozca la posibilidad referida de reciprocar en la compleja maraña de “dar y recibir” que implica el apoyo social.

No se trata en modo alguno de pensar en y comportarse con los adultos mayores como si fueran un tipo distinto de personas, a quienes hay que atender todo el tiempo o desechar por inservibles, se trata, de pensar en ellos como auténticos seres humanos que también fueron niños, adolescentes, jóvenes, adultos como cualquiera de nosotros que aún no ha arribado a estadios avanzados de la vida, y por ello su connotación como tales va a estar presente hasta el bien tardío momento de la existencia 3 .

Si se analizara la génesis del envejecimiento poblacional, se podría afirmar que la  libertad es también una categoría filosófica que refleja no la independencia del sujeto frente a las leyes naturales y sociales,  sino  la capacidad del sujeto de que al conocerlas, tener la posibilidad de hacerlas actuar de un modo planificado para fines determinados. Si sea aplican esas ideas defendidas por Engels, se puede  entonces decir que la libertad de la pareja cubana en planificar su descendencia como derecho humano, es ejemplo de libertad. Se evidencia que la libertad es un producto  del desarrollo histórico de la humanidad y que se expresa en la responsabilidad moral del hombre ante su generación y las venideras. Así, el carácter de la moral  del hombre implica una relación particular entre el hombre y la comunidad, lo individual y lo colectivo. Por eso un grupo de individuos que viven en una misma época y bajo un mismo sistema social, reaccionan por tanto de forma similar, pues las condiciones externas fueron similares, y esto ha ocurrido con la natalidad en Cuba y el envejecimiento poblacional 5 .

PROGRAMA EDUCATIVO

Dentro de la atención comunitaria en los proyectos educativos de Cuba se fundó hace aproximadamente un quinquenio la Cátedra de la Universidad del Adulto Mayor, la cual está instituida en la mayoría de los municipios del país, que cuentan cada vez con más aulas donde de forma planificada se cumple un programa de clases impartido por los especialistas de cada territorio, fundamentalmente  en el campo de la Medicina, del Deporte y de la Cultura donde se instruye al anciano  cómo enfrentar la ancianidad, qué factores propician una mejor calidad de vida,   incentivando su  vida y  se motiva su ingreso en el Club de los 120 años, movimiento que aspira a una longevidad satisfactoria ejemplarizada por la cantidad de 120 años 6,8,9 .

CONCLUSIONES

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Peláez O. Reto inaplazable para los cubanos.  Granma. 2006 Oct 30: 4-5
  2. Martínez Uriarte E, Mulen Castillo S, Rivera Lias M.  Control de la  fecundidad: experiencia de 15 años de trabajo en un consultorio médico (seriada en línea) Rev Cubana Med Gen Integr 2006; 22 (4). Acceso: 6 enero 2006. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21252006000400008&lng=es&nrm=iso&tlng=es
  3. CITED. Centro Iberolatinoamericano para la tercera edad. Más vida a sus años. (monografía en línea). Acceso: 6 de enero del 2006. Disponible en:     http://saludparalavida.sld.cu http://www.geriatrianet.com/
  4. Pérez M. Deterioro cognitivo en   la población mayor de 65 años de dos consultorios del Policlínico “La Rampa” (seriada en línea) Rev Cubana Med Gen Integr 2006; 22 (3). Acceso: 8 de enero 2006. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S086421252006000300005&lng=es&nrm=iso&tlng=es
  5. Guadarrama González  P. Humanismo en el pensamiento latinoamericano. La Habana: Ciencias Sociales; 2001.
  6. Del Puerto Quintana C, Paradoa Alvarez A, Alvarez Sotera A, Alba Valdez A, Bravo Despaigne J, Ochoa Morales G, et al. Higiene del medio. La Habana: Pueblo y Educación; 1984; T2 .
  7. Sanchez Soto L, Cruz Alvarez NM, Amaro Cano MC, Barriuso Andino A. Introducción a la Medicina General Integral. La Habana: Ciencias Médicas; 2001.
  8.  Martínez Querol C, Pérez Martínez VT. Longevidad: estado cognoscitivo, validismo y calidad de vida (seriada en línea) Rev Cubana Med Gen Integr 2006; 22(1). Acceso: 6 enero 2006. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S086421252006000100001&lng=es&nrm=iso&tlng=es
  9. Hernández C. El envejecimiento de la población en Cuba. La Habana: CEDEN; 1999.
Anexo 8. Ejemplos de Artículos históricos   ...Atrás

Revista de Ciencias Médicas La Habana 2002;9(1)

El Hospital “José Ramón Martínez Álvarez” de Guanajay. Apuntes para su historia.

Dr. Denis Berdasquera Corcho, Lic. María del Carmen Mirabal López .

RESUMEN.

El municipio Guanajay fue considerado como una de las localidades más prósperas de la antigua provincia de Pinar del Río, actual provincia La Habana y desde el punto de vista de Salud Pública cuenta con una de los hospitales más longevos del territorio. Sin embargo, se desconocían muchos datos relacionados con su historia, que pasaban inadvertidos a lo largo de los años. Razones estas que motivaron la realización de este trabajo, donde se realiza una investigación histórica sobre los antecedentes de la salud pública en el municipio y en el especial del antiguo hospital San Rafael. Se consultaron documentos y fotos históricas museables que datan del siglo XVIII y XIX y consultas con historiadores y otros expertos del tema obteniendo que los primeros orígenes de la Salud Pública del municipio se remontan al 1814, cuando se inauguró un centro asistencial que se utilizó durante años como centro de caridad. El 8 de julio de 1868, comienza a funcionar como hospital. Se prestan servicios de Cuerpo de Guardia, consultas médicas, laboratorio clínico, servicios de curaciones e inyecciones y hospitalización. En 1890, se le cambia el nombre de “La Caridad” por el de “San Rafael y en 1892 se autoriza el traslado de este hospital para el local que ocupaba el antiguo cuartel de la Guardia Civil española “San Carlos". El 8 de diciembre de 1959 se decide cambiarle el nombre de Hospital “San Rafael” por el de “José Ramón Martínez Álvarez”, mártir del municipio Guanajay, asaltante del cuartel Moncada.

  Descriptores DeCS: HOSPITALES/ historia; SALUD PÚBLICA, GUANAJAY.

Históricamente el municipio Guanajay ha tenido una amplia tradición política, cultural y médica al contar con uno de los centros hospitalarios más antiguos de la provincia: el Hospital Civil “San Rafael”, hoy Hospital General Docente “José Ramón Martínez Álvarez”. Sin embargo, son escasos los trabajos realizados en  la  localidad  que reflejen la historia  de  la  salud pública en el municipio y especialmente la del hospital. Por tales razones se hizo necesario realizar este trabajo que va encaminado fundamentalmente a realizar una descripción de los antecedentes de la salud pública de Guanajay y la evolución del hospital hasta la actualidad, agradeciendo la colaboración de todos los historiadores del municipio que posibilitaron la obtención de la información necesaria, dentro de los que se encuentran el Dr. José Virgilio Moreno González.; Médico jubilado quién fuera uno de los Directores del Hospital de Guanajay, Narciso Sánchez García;  Presidente de la Filial de la Unión de Historiadores de Cuba en Guanajay, Georgina Fidencia Vázquez Álvarez; Especialista del Registro de la Propiedad de Guanajay, Lic. Odalmis Hernández Concepción; historiadora de la localidad.

EL MUNICIPIO DE GUANAJAY.

El municipio de Guanajay se encuentra situado en el oeste de la actual provincia La Habana. Antiguamente formaba parte de la provincia de Pinar del Río cuando por el Decreto de 9 de julio de 1878 se produjo la división geográfica de la isla y esta provincia quedó erigida, integrada por las extinguidas Tenencias de gobierno de Nueva Filipinas, San Cristóbal, Bahía Honda, Guanajay, y la ciudad de Pinar del Río como capital 1 . Se mantuvo como municipio de esta provincia hasta el año 1976 cuando se realiza la división Político Administrativa del país y pasa a formar parte de uno de los 19 municipios de la provincia Habana.

Guanajay no surge como villa fundada por los conquistadores españoles, debe su origen así como su nombre a primitivos asentamientos aborígenes. El 19 de enero de 1559 el cabildo de La Habana hizo merced de los terrenos de Guanajay a Bartolomé Bazargo para dedicarlos a la cría de cerdos, ofreciéndonos la primera referencia de que se tenga noticia. En sucesivas  mercedes en 1568 y a todo lo largo del siglo XVII se menciona el corral de Guanajay como evidencia inequívoca, no ya de su antigüedad, sino también de su permanencia y afianzamiento como sitio de trabajo y asentamiento humano 2 . Se piensa fue fundado en diciembre de 1650, a orillas del río Capellanías. Cuenta actualmente este municipio con 112,47 kilómetros cuadradosy una población estimada de 29 185 habitantes. (Departamento de Estadísticas. Dirección Municipal de Salud, Guanajay, febrero 25 del 2003.) Por su extensión territorial es considerado el municipio más pequeño de la provincia La Habana.

PRIMEROS ANTECEDENTES DE LA SALUD PÚBLICA EN EL MUNICIPIO.

Los primeros orígenes de la Salud Pública del municipio se remontan al 1814, cuando el 9 de octubre se inaugura un centro asistencial en un edificio recién terminado en la esquina sur-este de la calle San Rafael, posteriormente llamada de Los Carros, más tarde calle Martí y actualmente calle 70; con la calle San Salvador, llamada después Zayas y actualmente avenida 67. A este centro asistencial le ponen por nombre “La Caridad” y había sido construido por orden de la Iglesia Católica del municipio, realizándose en él determinados procederes médicos como curaciones e inyecciones por un personal no profesional 3 . (Expediente formado para realizar una exposición a su majestad la reina para solicitar que Guanajay fuera nombrado una villa. libro 5, número 33 de la Secretaría del Ayuntamiento de Guanajay, octubre de 1861)
El 18 de febrero de 1840, este centro comienza a ofrecer consultas médicas para personas pobres en el horario de la mañana por el Dr. José María Dou(3) considerado el primer médico de este municipio, quién además era escritor, publicando el primer periódico de este pueblo llamado “El Agricultor cubano”, editado por primera vez el 7 de enero de 1844 4 .

EL PRIMER HOSPITAL DEL MUNICIPIO.

El 8 de julio de 1868, comienza este centro a funcionar como hospital. Se prestan servicios de Cuerpo de Guardia, consultas médicas, laboratorio clínico, servicios de curaciones e inyecciones y hospitalización de pacientes contando con un total de 6 camas. Su director era el Dr. Pedro Arrechaga, natural de Asturias, España y que se desempeñaba anteriormente como médico del ejército español desde su graduación en octubre de 1865 3 .
Es así como esta institución se inscribe el 10 de abril de 1883 en el Registro de la Propiedad del municipio según hoy consta, cuya inscripción primera y única hasta la actualidad plantea que era una finca urbana, con casa de mampostería y tejas de construcción antigua y de poco puntal en cuyo edificio estaba construido el Hospital de Caridad de esta villa. Contenía a su entrada una habitación para Cuerpo de Guardia, una sala para presos contiguos y junto a esta la mayordomía, existiendo en el interior las salas de San Diego, Santa Rita y San Leopoldo, un cuarto de depósitos para cadáveres, otro dedicado a cocina y su letrina. Estaba situado en la calle San Rafael, esquina a la calle de San Salvador, no tenía número y se había construido en dos solares de terreno de 20 varas de frente y cuarenta de fondo que equivalen a 1140 metros cuadrados. Se construyó por orden del Excelentísimo señor Don Juan Díaz de Espada y Landa, obispo, quien dispuso la fundación de la obra realizada con las ofertas hechas por el vecindario y otros recursos destinados por él. El terreno fue donado por el señor Don Miguel Antonio Herrera. Se inscribe este Hospital a favor del Estado del municipio de Guanajay".(Registro de la Propiedad del Ayuntamiento de Guanajay. Tomo 4, folio 162, finca 157, abril 10 de 1883.)

EL HOSPITAL “SAN RAFAEL”.

El 24 de octubre de 1890, se le cambia el nombre de “La Caridad” por el de Hospital “San Rafael” (Santo patrón de los médicos), hecho que tiene lugar en una misa católica celebrada en el lugar 3 .


Así las cosas, el 30 de Noviembre de 1892, por orden del Capitán General Español Francisco Dionisio Vives,  se autoriza el traslado de este hospital para el local que ocupaba el antiguo cuartel de la Guardia Civil española “San Carlos”, alias “La Concordia”, en el barrio norte del municipio llamado La Reunión, construido bajo el reinado del Señor Don Fernando VII y el gobierno del Excelentísimo señor Don Francisco Dionisio Vives, intendente de ejército del Excelentísimo Señor Don Claudio Martínez de Pinillo; Director del Real Cuerpo de Ingenieros el Señor Don Anastasio Arango. Proyectó y construyó esta abra a expensas de este vecindario y de la Real Hacienda el Teniente Coronel Capitán de dicho Real Cuerpo Don Manuel Pastor, según reza en una lápida de mármol colocada en su pared exterior y a la derecha de la puerta de entrada y que aún hoy se conserva en una de las paredes laterales del patio del museo municipal “Carlos Baliño”.

Este cuartel había sido construido en 1827 cuando el Dr. Tomás Romay Chacón recomendara al “Controlor” del Hospital Militar de La Habana, entre otras cosas, a la Jurisdicción de Guanajay para la aclimatación y preservación de la Fiebre amarilla o Vómito negro; a los batallones de Galicia y La Unión, así como a las fragatas Restauración de la Marina Real, que procedentes de España desembarcaban por el Puerto de La Habana 5 .


El General Francisco Dionisio Vives, Capitán General de la isla y fiel intérprete del rey absoluto, con la experiencia de lo ocurrido en 1823 con la conspiración de “Soles y Rayos de Bolívar”, puso en la mirilla a la Jurisdicción de Guanajay. Con el objetivo de asegurar y neutralizar cualquier movimiento insurreccional, este General creó una fuerte plaza militar con el pretexto de establecer un cuartel de aclimatación para alojar a los soldados recién llegados de España. Por tal motivo se solicitó y obtuvo el terreno para su edificación en una zona que estaba considerada como terrenos eriales y breñosos, pero que tenía una situación estratégica pues estaba situado en una loma para describir desde su altura y controlar todo el territorio del municipio. Este cuartel se terminó de construir en 1827 dispuesto para la aclimatación pero poseía además una caballería y pesebres para los caballos, con capacidad suficiente para alojar a los soldados del batallón de Infantería.


El antiguo local que ocupaba el hospital, primero “La Caridad” y después “San Rafael”, en la calle Martí esquina Zayas, se mantuvo como una casa de socorros hasta los primeros años de 1900, cuando es transformado en la Policía Municipal y luego en el Vivac Municipal 3 (figura 1).  

Figura 1. Edificio que ocupaba el antiguo Hospital ¨La Caridad¨ que posteriormente se dedicó a Casa de Socorros, Policía Municipal y después a Vivac Municipal de Guanajay.

Hoy en día una parte de esta edificación es utilizada por el Comité Militar del municipio y el esto pertenece a una casa de viviendas.

Es así como el 10 de febrero de 1902 se inscribe por primera vez en el Registro de la Propiedad del Ayuntamiento de Guanajay, el hospital “San Rafael” cuya inscripción primera y única hasta la actualidad plantea que era una finca urbana, con casa de mampostería y tejas situada en los ejidos de esta población, con una capacidad superficial de 2301 metros cuadrados y 120 milímetros, lindante por el norte con terrenos del Ingenio demolido “San José”, por el sur con la calle Canteras, por el este con la finca “San Francisco” de la que estaba separada por el antiguo camino del Mariel. Según certificación expedida el 27 de abril de 1901 por Don Nicolás Martínez Suárez, administrador de rentas e impuestos de esta zona fiscal, afojas tres del Libro Inventario de Bienes del estado. Se inscribe la posesión de esta finca a nombre del Estado cubano quién poseía anteriormente el antiguo cuartel “San Carlos” sin que hubiese contado en ningún registro, la propiedad del terreno en que fue edificado. Esta inscripción se solicita a las 12.30 pasado meridiano del día 14 de enero de 1902 por Don Rafael Bravo, vecino de esta villa, como mandatario verbal de Don Tomás Cardona, administrador de rentas e impuestos de esta zona fiscal, según asiento que obra al folio 41 vuelto del tomo 8 del diario de operaciones del Registro de la Propiedad de Guanajay, quedando archivado uno de sus ejemplares en el legajo anual del censo de documentos públicos.(Registro de la Propiedad del Ayuntamiento de Guanajay. Tomo 17, folio 12, finca 663, febrero 10 de 1902).

Era considerado este hospital como uno de los lugares más saludables del municipio debido a la elevación del terreno. A la entrada y a mano derecha estaba la dirección, después una reja blanca y grande que daba acceso a amplios corredores que circundaban un hermoso patio y conducían a las diferentes salas y demás dependencias. Partiendo de la reja y hacia la derecha estaban las salas de partos, sala de maternidad, sala de enfermedades contagiosas. Hacia la izquierda se encontraba el laboratorio, la sala de Cirugía, la sala de hombres y la farmacia, las camas tenían en su cabecera un crucifijo 6 .

El primer director del Hospital fue el Dr. Luis Galainena Rivero  quien además contribuyó con sus servicios profesionales y personales al sostenimiento del hospital. Contaba en un inicio con 50 camas, laborando en él dos enfermeras y dos médicos incluyendo al Dr. Galainena quien permanece por algún tiempo en este cargo hasta que es sustituido por el Dr. Vicente Crespo Moreno, médico cirujano, considerado uno de los primeros médicos natales del municipio Guanajay, graduado el 4 de julio de 1895, quien ejerció hasta su fallecimiento el 3 de agosto de 1934 3 .

Los doctores Galainena y Crespo Moreno fueron los médicos forenses designados por los clubes patrióticos para que reconocieran un centenar de restos exhumados en la Colina de Justiniani en el barrio de San Francisco, de guanajayenses que habían sido asesinados por el gobierno español desde el mes de enero de 1896 a agosto de 1898; cuando la guerra de independencia. Este trabajo realizado por los Dres. Galainena Rivero y Crespo Moreno, se recoge en un Certificado emitido por ellos el 30 de diciembre de 1898 7 (Núñez, LM. Guanajay; apuntes para su historia. Texto inédito, 1900).

El 20 de diciembre de 1941 el hospital contaba con tres médicos, tres enfermeros (Teresa Feijó, Emilia Saínz y Serafín Otaño) y dos técnicos. Ocupaba el cargo de director desde hacía 8 años, el Dr. Manuel Silvestre Mazpule Fernández (Clínico y Radiólogo) y se desempeñaban como médicos los Dres. Eduardo Díaz Ortega (médico general), Manuel Menéndez Valdés (médico general) y la Dra. Farmacéutica Virginia González 6 , sumándose posteriormente el Dr. Gabriel Cano Mena. El 29 de diciembre de 1946 fallece el Dr. Manuel Menéndez Valdés y comienza a laborar en el hospital el Dr. José Virgilio Moreno González 3 . 

Posteriormente, en 1950, ocupa la dirección del centro el Dr. César Nuevo Aladro, médico general 8,9 ; y en 1951 es nombrado director el Dr.  Manuel Vicente Rodríguez Crespo, médico radiólogo 3 .

REMODELACIÓN DEL HOSPITAL “SAN RAFAEL”.

En los primeros años de la década de 1950 el hospital “San Rafael” se encontraba ya prácticamente en ruinas. (figura 2)

Figura 2. Imagen exterior del antiguo Hospital Civil ¨San Rafael¨ de Guanajay que se encontraba en los primeros años de 1950 en completo estado de ruinas.

Se comienza en 1953 una remodelación por la primera dama de la república Sra. Martha Fernández Miranda de Batista por gestiones de los Sres. Reinaldo Rodríguez Carreño (Alcalde municipal), Dr. Vicente Rodríguez Crespo (Director del hospital) y Antonio Rodríguez Brito, administrador del mismo 3 .
Durante el tiempo que duró la remodelación del hospital, los servicios de urgencia del municipio, se brindaron en el antiguo Reclusorio Nacional de Mujeres, actualmente Establecimiento Penitenciario de Guanajay 3 . Este Reclusorio de Mujeres se había comenzado a construir en 1944 durante el gobierno de Ramón Grau San Martín, en los terrenos donde se encontraban las edificaciones ¨Batería de la Reina¨ que servía de Escuela Correccional de Menores. Se terminó de construir en 1948 10 .

El día 30 de junio de 1954 se inaugura a las 4.00 P.M el nuevo edificio recientemente construido para Hospital Civil. Esta inauguración la realiza el señor Presidente de la República General Fulgencio Batista Zaldívar y su esposa Martha Fernández Miranda de Batista, entregándoles a ambos, el señor Reinaldo Rodríguez Carreño (Alcalde municipal), el Diploma de Hijos Adoptivos de Guanajay 11 . Se amplía así la capacidad del centro a 60 camas. Se introducen algunas mejoras en los servicios al público y se amplía el servicio médico a 10 galenos y dentro de ellos cuatro especialistas 3 , quienes eran:

El 27 de abril de 1955 se inaugura el Salón de Operaciones y un año después se habían realizado 287 cirugías mayores con pleno éxito por el Dr. Acosta Montejo. Más del 95 % de estas operaciones habían sido gratuitas y habían colaborado en ellas los Dres. Antonio Cotarelo, Osvaldo Rey y José Virgilio Moreno González, como médicos auxiliares, y el Dr. Rafael Daussá Viña como anestesista 12 . 

En 1957 ocupa la dirección del centro el Dr. Gabriel Cano Mena, médico general 3 . El 5 de enero de 1959, con el triunfo de la Revolución, se designan veedores en los centros de mayor importancia del municipio para que de esta forma estuvieran garantizados los servicios bajo la administración revolucionaria.

El 10 de febrero de 1959 el cargo de director es ocupado por el Dr. José Virgilio Moreno González, funcionando en estos momentos el hospital con 15 médicos y 9 enfermeras 3 . Se brindan consultas de diferentes especialidades, como por ejemplo:

Desempeñaban sus funciones como médicos de Cuerpo de Guardia los Dres. Pedro Silva Silveira (médico general), Rafael García Izaguirre (médico general), Régulo Acosta, Miguel A. Orue (médico general), Adrián García y Mesa Santiusty 3 .

EL ACTUAL HOSPITAL “JOSÉ RAMÓN MARTÍNEZ ÁLVAREZ”.

El 8 de diciembre de 1959 a iniciativa de un grupo de compañeros y siendo el Dr. José Virgilio Moreno González el director (quien se mantiene en el cargo hasta 1967 cuando se designa como director el Dr. Novas) y el compañero Eulalio Suárez Camejo el administrador, se decide cambiarle el nombre de Hospital “San Rafael” por el de Hospital “José Ramón Martínez Álvarez”, mártir del municipio Guanajay que fue asaltante del cuartel Moncada, expedicionario del Granma y combatiente de Alegría de Pío, donde muere, nombre que actualmente lleva el hospital del municipio 3 .


En 1965 se incrementan 100 camas más al hospital de Guanajay. En octubre de 1980 se terminó de construir el local de archivos y el Departamento de Patología y se remodelan el Departamento de Iconopatografía, local de la Unión de Jóvenes Comunistas, consulta externa y dirección, laboratorio, sala de gastro y respiratorio, salón de operaciones, sala de Cirugía y medicina de hombres, estación de enfermería, sala de Ginecología, cuerpo de guardia, cocina comedor, lavandería, caldera, morgue, almacén, salón de reuniones, oficinas administrativas y central de esterilización. En general se realiza una remodelación completa del hospital, (figura 3). (Suárez Camejo E. El Termómetro. Boletín Informativo de los Trabajadores del Hospital General de Guanajay, octubre de 1980, año 15, número 7:3-4)

Figura 3.  Entrada del Hospital ¨José Ramón Martínez Álvarez¨ después de su remodelación en 1980.

Este hospital se inició en la Docencia Médica Superior en el curso 1982-1983 como parte de la Facultad número 4 del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana. (Suárez Camejo E. Desde las aulas. El Termómetro. Boletín Informativo de los Trabajadores del Hospital General Docente de Guanajay, junio - julio 1983, año 17, número 187:4). En la actualidad forma parte de los centros de docencia de la Filial de Ciencias Médicas del Oeste de La Habana, donde se han formado cientos de profesionales de la salud. 

En el año 1985 se realiza una nueva remodelación del hospital, se construye una nueva lavandería, naves de mantenimiento, almacén central, esterilización y departamento de Rayos X. En 1988 se realiza una ampliación de la lavandería y calderas y se inaugura una nueva sala de recuperaciones. En 1989 se realiza una ampliación de la cocina comedor, remodelación del banco de leche y pantry de la sala de Medicina. En el año 1990 se comienza la puesta de mármol en los pasillos centrales del hospital, se construye las oficinas del jefe de turno y lavandería y comienza el funcionamiento de la Comisión de casos graves del hospital, se reparan además las salas de gastro y respiratorio del servicio de Pediatría y se funden los pasillos laterales de la cocina. En 1992 se comienza la construcción de la sala de Neonatología, Parto, Preparto, oficinas de archivo y estadísticas y la Dirección. Ese mismo año comienza a funcionar el equipo de Ultrasonido y se introduce el equipo de Magnetización. En 1994 se remodela el nuevo bloque de la sala de Ginecobstetricia y se inaugura el bloque de Partos, Cuidados Perinatales, Neonatología y se comienza la remodelación de la actual sala de Medicina Interna que incluye la sala de Cuidados coronarios. Ese mismo año se termina esa obra y se remodela además la sala de Pediatría y Cirugía. En 1995 se comienza la construcción del nuevo laboratorio de Microbiología.  Sus últimas remodelaciones datan de marzo de 1997 cuando se inaugura el nuevo Cuerpo de Guardia de Ginecobstetricia, salón de Ultrasonidos, dos nuevas salas, central de esterilización, sala de recuperaciones y laboratorio de Microbiología 13 . En 1999 se inaugura el Cuerpo de Guardia de Pediatría y se remodelan el banco de sangre, Cuerpo de Guardia de Cirugía y Ortopedia y la Sala de Observaciones. Este hospital cuenta actualmente con 499 trabajadores, de ellos 70 médicos, 184 enfermeras, 66 técnicos propios de la salud, 12 técnicos comunes, 90 trabajadores de servicios, 36 obreros, 26 administrativos y 15 dirigentes. (Departamento de Personal. Hospital General Docente ¨José Ramón Martínez Álvarez”, febrero 25 del 2003.) Tiene un total de 166 camas distribuidas en los siguientes servicios:

(Departamento de Archivo y Estadísticas. Hospital General Docente ¨José Ramón Martínez Álvarez”, febrero 24 del 2003.)


Cuenta con las especialidades de Medicina Interna, Pediatría, Neonatología, Cirugía General, Ortopedia, Otorrinolaringología, Ginecobstetricia, Anestesia, Inmunología, Urología, Nefrología, Cardiología, Geriatría, Hematología, Reumatología, Epidemiología, Laboratorio Clínico, Microbiología, Anatomía Patológica, Radiología, Neumología y Medicina Natural y Tradicional.
Indudablemente el hospital “José Ramón Martínez Álvarez” de Guanajay (que aun hoy se encuentra situado en el mismo lugar donde fuera fundado en 1892, al norte del municipio Guanajay, en la actual Avenida 51 entre las calles 72 y 88), constituye un lugar de relevancia en la historia del municipio. Siempre ha estado dedicado a prestar servicios a la población de las localidades cercanas y aún hoy constituye un hospital regional que brinda sus servicios a los municipios de Artemisa, Caimito, Guanajay y Mariel y aunque en estos momentos pertenece a la provincia de La Habana, sería verdaderamente injusto no considerar la historia de este hospital como parte de la historia de la salud pública cubana en la provincia de Pinar del Río.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.
  1. Santovenia E. Ensayo histórico de Pinar del Río. Pinar del Río: Imprenta La Casa Villalba;1919.
  2. Figueredo Valdés R. El Guanajay que somos. Rev 350 Guanajay 2000:3.
  3. Moreno González JV. Historia de la Salud Pública en Guanajay. Rev 350 Guanajay. En prensa 2001.
  4. Efemérides del trimestre. Simiente. 2001(12):15.
  5. López Sánchez J. Tomás Romay Chacón: obras completas. La Habana: Academia de Ciencias de Cuba; 1965; T 1.
  6. Olazábal CA. Hospital San Rafael. Periódico Fragua. 1941 dic 20:14.
  7. Sánchez García N, Colina Justiniani. ¡No olvidar!. Rev 350 Guanajay 2000:33.
  8. Valdés García JL. Profesionales del municipio. Periódico La Chispa. 1950 ago 11:4.
  9.  Valdés García JL. Destituido el Alcalde municipal. Periódico La Chispa. 1952 sep 30: 1(3).
  10. Díaz Padrón D. Patrimonio. Simiente. 2001; 12:16.
  11. Inauguración del Nuevo Hospital Civil. Periódico La Chispa. 1954 jun 30:1.
  12. Valdés García JL. 287 operaciones en el Hospital San Rafael. Periódico La Chispa. 1956 may 15:1.
  13. Mayor Lorán J. Hospital que crece. Periódico El Habanero. 1997 mar 18:7.