Reflexiones

EL BIOTERRORISMO YA NO ES UNA SECUELA DE LA GUERRA BACTERIOLÓGICA.

Boston, Estados Unidos, (EFE). El bioterrorismo ya no es una secuela de la guerra bacteriológica y ha pasado a ser un problema extremadamente delicado de salud pública, según reconocen algunos de los principales expertos de Estados Unidos en esta amenaza. La prueba es que hace cinco años se destinaban 150 millones de dólares a la lucha contra el bioterrorismo y ahora sobrepasan los 10 000 millones de dólares, según afirmó David Franz, un experto en enfermedades infecciosas del Southern Research Institute.


Franz, junto con otros especialistas, participó en una conferencia titulada "Bioterrorismo en un mundo amenazante", que tuvo lugar en Boston, en la reunión de la Asociación Estadounidense para el Avance de las Ciencias, AAAS. "El bioterrorismo tiene un 5% de bío y un 95% de terrorismo", afirmó el investigador, quien ha trabajado durante más de veinte años en el Instituto de Investigaciones Médicas y de Enfermedades Infecciosas del Ejército de Estados Unidos. El termino "bioterrorismo" ha estado presente en los informes del Pentágono y en las portadas de numerosos medios de comunicación desde hace décadas, pero la sociedad no había tenido una clara referencia de lo que eso podría suponer. Los atentados terroristas del pasado 11 de septiembre agudizaron los temores del posible uso de armas químicas y biológicas en contra de la población. Pocos días después, el 4 de octubre del 2001, la aparición de la bacteria del carbunco en el correo nacional de Estados Unidos supuso el caso más grave de bioterrorismo que se haya registrado en este país en los últimos cien años. Un total de cinco personas fallecieron, mientras que otras 18 registraron síntomas de carbunco pulmonar o cutáneo. Pero el temor y las secuelas que ha dejado lo convierten en uno de los peores episodios para la seguridad pública de este país.Hasta ahora no hay pistas acerca de los autores del envío de las cartas contaminadas con esporas de carbunco, aunque los investigadores creen que tiene que estar implicado un científico con conocimientos profundos en materia de virología, probablemente radicado en Estados Unidos.Claire Frazer, presidenta del Instituto de Investigaciones Genómicas (TIGR), quien participó también en la reunión científica de Boston, afirmó que progresan las investigaciones para determinar el origen de la cepa del bacilo utilizada por los terroristas. "Aún es prematuro concluir de qué cepa se trata, pero hemos encontrado diferencias entre las cepas usadas por los militares de Estados Unidos en su programa bacteriológico, y las recogidas en Florida, donde se detectó el primer caso de carbunco", añadió. Estados Unidos desarrolló en los años sesenta una cepa de bacilos de ántrax conocida como Ames, por el nombre de los laboratorios de Iowa en los que se aisló. Numerosos investigadores en el Centro de Prevención de las Enfermedades de Estados Unidos y los Institutos Nacionales de la Salud tratan de descifrar los genes del bacilo, con el fin de identificar su exacta procedencia. Frazer sostiene que la genómica de los microbios ľuna disciplina enfocada en obtener el genoma de los microorganismos- puede proporcionar respuestas a algunas preguntas que hoy se hacen las autoridades de este país. Matthew Meselson, un investigador en Microbiología, de la Universidad de Harvard, en Massachusetts, considera que los autores de los atentados con ántrax poseen, obviamente, profundos conocimientos en la manipulación de virus y bacterias.El modo en que las esporas fueron desarrolladas para que se mantuvieran a flote en el aire durante más tiempo cuando se dispersaran, indica que el bacilo fue procesado en un laboratorio avanzado, probablemente de Estados Unidos. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, NIAID, destacó que la investigación debe mantenerse en el campo del análisis de las posibles amenazas, pero también en el desarrollo de medicinas para tratar posibles contagios.Disponible en: bipk@ipk.sld.cu

 

Centro de Información de Ciencias Médicas Provinica La Habana